viaje-en-yate-de-lujo

Del yate de lujo al yet privado, ¡fin del viaje!

Cada vez que veo a los huéspedes descendiendo por la escalerilla del yate dirección a su jet privado siento que ése es el momento más feliz de mi vida. ¡Literalmente!

Imaginaos a la tripulación, con sus sonrisas de oreja a oreja (esta vez verdaderas) formados ante el yate, espaldas rectas y manos a la espalda como si del ejército se tratase. ¿Recordáis lo que os conté sobre la organización militar?

Y tan sólo un segundo después, todo el mundo tirado al suelo las camisas, corbatas, galones…y arrasando con todas las botellas de alcohol que los huéspedes han dejado a medio terminar, era uno de mis momentos preferidos.

Ya es hora de descargar toda la tensión acumulada durante los días que ha durado el viaje.

Si el viaje ha sido un éxito, el ambiente será fiestero.

Sin embargo, si los huéspedes no se han marchado contentos, habrá que asumir las consecuencias…

Éste es también el momento en el cual el Capitán llama a toda la tripulación al puente de navegación para hacer balance del viaje, y con suerte, repartir las generosas propinas que los invitados han dejado.

En el post anterior os conté mi más preciado secreto (o uno de los más preciados…)

“El tamaño de tu propina será directamente proporcional al tamaño de tu sonrisa”.

Esta frase me la dijo mi primera Jefa de Azafatas y se me quedó grabada a fuego para siempre. ¡Cuánta razón tenía y cuánto una simple frase me ha ayudado a lo largo de toda mi carrera trabajando en yates de lujo!

Lo cierto es que a todos nos encanta recibir una cuantiosa propina después de trabajar tan duro.

Sin embargo, la mayor satisfacción que tanto la Jefa de Azafatas como toda la tripulación tenemos es cuando los huéspedes nos felicitan con una sonrisa de oreja a oreja y nos dan las gracias sin parar.

Espero que algún día me escribáis desde alguna isla paradisíaca contándome vuestras aventuras marineras y cómo habéis conseguido que vuestros huéspedes se hayan ido impresionados por vuestro trabajo (¡y os han dejado una inmensa propina!)

Muchísimas gracias por seguir leyéndome una semana más.

Espero que vosotros también queráis vivir experiencias como esta y contar con mi ayuda para ello.

Podéis ver todos los servicios disponibles en la web.

¡Hasta el próximo jueves!

Jamila García Lillo

Mi nombre es Jamila García, gallega con raíces suízas.
Nada más terminado mi Máster de Protocolo y Organización de Eventos, empecé a trabajar en mi primer yate.
Sigo haciendo trabajos puntuales en yates, pero me “semi - retiré” y dejé de viajar constantemente en Septiembre del 2016, para perseguir mi nuevo sueño: ayudar a todos los que estéis interesados en ser tripulantes de yates de lujo.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Hola soy eli,tengo formacion basica,la tarjeta de marinera y el reconocimiento medico. Estoy muy interesada en trabajar como azafata en yates de lujo. He leido tu pagina y me ha encantado.nrcesito asesoramiento de como empezar y si necesito mas titulación.un saludo

    • ¡Hola Eli! Muchas gracias por tu mensaje y leer el blog. Me alegro de que quieras dedicarte a esto, para mí es el trabajo más bonito del mundo jaja
      Además, tú ya tienes todo lo necesario así que no te resultaría difícil conseguir un trabajo.
      Te invito a visitar mi web http://www.starfishcrew.com Ahí verás en qué consiste mi servicio de asesoramiento y acceso a la bolsa de trabajo.
      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares

Descarga la guía Básica para trabajar en yates de lujo

x