amor-yates

Eva muerde la manzana. El amor en un yate de lujo

Hoy quiero hablaros de cómo surge (a veces) el amor entre los tripulantes de yates de lujo.

Los dos peores escenarios que se os pueden presentar en un yate son:

  • Que alguien os caiga tan mal que ver su cara nada más despertaros os quite las ganas de desayunar
  • El caso contrario…

En el primer caso, si sois de esas personas que se describen a sí mismas como demasiado “sinceras” y dicen todo cómo lo piensan y cuando lo piensan, es mejor que os replanteéis esta cualidad vuestra si queréis trabajar en la industria de los yates de lujo.

Para ser un tripulante que todo Capitán quiera tener en su equipo, hay que tener mucho auto-control.

Morderse mucho la lengua (especialmente cuando se es un tripulante “junior” ) acatar las órdenes cómo y cuándo os las den, y no causar problemas os llevarán al éxito en vuestro trabajo (o por lo menos, a conservarlo).

El segundo de los casos puede ser algo genial, si se es correspondido, o un infierno en el caso contrario.

Desgraciadamente, en el 80% de los casos (si no más) los romances que empiezan a bordo acaban en desastre.

En muchos yates se prohíben totalmente las relaciones personales entre miembros de la tripulación.

Pero también hay yates en los que el Capitán las permite, siempre y cuando no afecten al resto de la tripulación o al rendimiento en el trabajo (cosa que SIEMPRE pasa).

Pero para las más románticas, también he conocido parejas que se conocieron en un yate y viven felices y comen perdices.

Mi chico y yo sin ir más lejos 😉

Así que ¡no os preocupéis chicas! También es posible conocer a vuestro príncipe azul trabajando en un yate de lujo.

¡No os perdáis el próximo post!

Y por supuesto, no dudéis en visitar la página de servicios de la web y escribirme con cualquier duda o comentario que tengáis.

 

Jamila García Lillo

Mi nombre es Jamila García, gallega con raíces suízas.
Nada más terminado mi Máster de Protocolo y Organización de Eventos, empecé a trabajar en mi primer yate.
Sigo haciendo trabajos puntuales en yates, pero me “semi - retiré” y dejé de viajar constantemente en Septiembre del 2016, para perseguir mi nuevo sueño: ayudar a todos los que estéis interesados en ser tripulantes de yates de lujo.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares

Descarga la guía Básica para trabajar en yates de lujo

x