logros Starfish Crew

Doce meses, doce logros

“Que suerte has tenido”, me dicen siempre.

Sinceramente, no me agrada demasiado esa expresión.

Sobre todo cuando me la han repetido constantemente desde el primer día que puse un pie en mi primer yate.

Sí, es cierto. La suerte juega en nuestras vidas un papel fundamental en algunas ocasiones.

Sin embargo, yo soy más de las personas que piensan que la suerte se busca, se trabaja y se encuentra.

Cuando decidí dejar un poco de lado mi comodísimo trabajo en yates como de Jefa de Azafatas, ya con la idea de mi pequeño negocio en mente, no tenía ni la más mínima idea de lo que me esperaba.

En este año, he pasado una media de diez horas al día delante del ordenador.

Escribir el blog, realizar los CV de los clientes de Starfish Crew, las sesiones de asesoramiento diarias etc etc, supone muchas horas de trabajo.

A lo que hay que sumarle todos los trabajos que he hecho a parte de Starfish Crew, dos de ellos en yates, y otros muchos en varias escuelas con las que colaboro.

Viajes para ver a mi pareja dondequiera que su yate estuviese, obras en la nueva vivienda que hemos comprado en Madrid y el obligatorio tiempo con la familia.

No recuerdo la última vez que no puse el despertador y me desperté “espontáneamente”.

Sin embargo, ¿sabéis qué?

En lugar de concentrar mis pensamientos en todas las cosas que tengo que hacer diariamente, cuánto me gustaría echarme una siesta o permitirme el lujo de ver mi serie favorita después de cenar, prefiero concentrarlos en otros pensamientos más productivos.

Por eso he elegido este post como último post del año.

Doce duros pero también maravillosos meses en los que cada mes, he conseguido un pequeño logro.

Porque de los logros, por muy pequeños que sean, hay que sentirse siempre orgullosos.

ENERO: Empezó a publicarse el blog de Starfish Crew

Sin conocimientos de SEO, programación web, diseño o nada que se le parezca, tuve que pedirle a mi amiga Lorena que me echase una mano para que mi blog pudiese ver la luz.

Parece mentira que sólo haga doce meses de eso.

Ahora soy ya casi experta en todos los anteriores temas.

Temas que, por cierto, tuve que aprender desde cero, invirtiendo además exactamente 3.139,60 euros hasta el momento en formación:

  • Curso de SEO para principiantes
  • Curso de programación y diseño web
  • Auditoría
  • Curso de SEO avanzado

Estos son los cursos que he realizado este año y en los que no sólo he invertido dinero, sino también MUCHO tiempo.

Porque sí chicos, escribir un blog no consiste sólo en escribir lo que te salga y como te salga en ese momento.

Lo cual es exactamente lo que yo pensaba antes de sumergirme en este profundo mundo del “blogging”.

FEBRERO: Exitoso curso presencial con la IBS

En un hotel 5 estrellas superior de una conocida cadena hotelera y dirigido a altos cargos.

Como sabéis, también imparto formación presencial para varias escuelas.

Este curso fue especial para mí por la dificultad que presenta dar clases a altos cargos.

Personas mucho mayores que yo y, en algunos casos, con más años de experiencia en su sector que años tengo yo misma.

MARZO: Varios medios de comunicación empiezan a prestar atención al blog de Starfish Crew

Y empiezan a pedirme que escriba artículos de colaboración en sus webs/publicaciones.

En marzo fue cuando me di cuenta de que necesitaba invertir en mi forma de escribir y maquetar los posts para atraer más lectores y la atención de los medios de comunicación.

Realicé mi primer curso de SEO para principiantes.

ABRIL: Conozco en persona a Tamara

Tamara fue la primera clienta de Starfish Crew que tuve la suerte de conocer en persona.

Ella es madrileña y yo me encontraba en Madrid en ese momento.

Resulta muy emocionante que alguien te diga que has cambiado su vida de alguna manera.

Y cuando te lo dicen en persona, como me lo dijo Tamara el día que la conocí, todavía más.

MAYO: Paula Castro consigue su primer trabajo en un yate

Tan sólo cinco días después de nuestra última sesión de asesoramiento y sin moverse de su casa en Madrid.

Si sois lectores del blog sabréis que menciono a Paula muy frecuentemente.

Simplemente porque ella es el ejemplo perfecto de que si se quiere, se puede.

Paula puso todas sus ganas e ilusión en cada una de nuestras sesiones de asesoramiento, buscó su primera oportunidad durante días sin cesar, y al final, lo consiguió.

Exactamente como le dije que pasaría desde el primer momento que la vi.

¡Espero que la entrevista que le hice a Paula os guste!

JUNIO: Mes de inflexión en Starfish Crew

Gracias a las búsquedas para trabajos “veraniegos” en Google, muchos de mis actuales clientes llegasteis a mi blog y desde ahí descubristeis el trabajo en yates de lujo.

El número de clientes de Starfish Crew creció significativamente.

Lo cual significó también muchas más horas de trabajo, el planteamiento para una nueva web y la incorporación a nuestro pequeño equipo de trabajo de Luis.

El mago gracias al que Google se fija en los posts de Starfish Crew.

JULIO: Realizo uno de los trabajos más gratificantes que he realizado hasta ahora en un yate

Me llamaron de urgencia porque necesitaban a una Jefa de Azafatas lo antes posible ante la llegada del dueño y su familia de improviso.

Volé al yate desde Madrid esa misma tarde.

Precioso yate, divertidísima tripulación y unos maravillosos huéspedes mejicanos.

Tanto ellos como nosotros disfrutamos muchísimo de esas tres semanas a bordo y yo volví a casa con la satisfacción de haber hecho un buen trabajo.

A todo esto, dedicaba mis dos únicas horas de descanso diario a trabajar con Óscar en el diseño de la nueva web.

Además de seguir realizando las sesiones de asesoramiento que tenía ya programadas y gestionar los nuevos clientes de Starfish Crew que surgieron durante ese mes.

AGOSTO: La nueva web de Starfish Crew sale a la luz

Al igual que me pasó con el blog, me di cuenta de que ante el aumento tan significativo de clientes de Starfish Crew en tan pocos meses, necesitaba una web más eficiente.

Otra importante inversión de la cual no me arrepiento para nada.

Óscar, diseñador y programador de la web, captó desde el primer minuto lo que yo quería y necesitaba.

Y así lo plasmó.

Hoy en día sigue trabajando en Starfish Crew y él es el responsable de arreglar las incidencias técnicas que a veces me comentáis que tenéis en vuestros áreas de usuarios.

Así que, ante cualquier incidencia técnica, echémosle la culpa a Óscar jaja

SEPTIEMBRE: Vuelvo a mi último yate

El dueño de dicho yate pidió expresamente que para su último mes a bordo este año estuviese yo.

Como todos tenemos un precio, me dejé sobornar, y acepté jaja.

Fue muy gratificante ver cómo, incluso un año después de haber dejado ese yate, la tripulación sigue tratándote como alguien de la familia y el dueño del yate sigue pidiéndote por favor que vuelvas.

OCTUBRE: Conozco a Paula Castro en persona

Me contó todas sus aventuras en su primer yate y me di cuenta de que lo que pensaba de ella no llegaba, ni de lejos, a lo genial que Paula es en persona.

NOVIEMBRE: Jhasua Sola consigue su primer trabajo en un yate

Un velero de 65 metros de eslora.

Otro de los clientes de Starfish Crew que supe desde el primer momento que conseguiría su primer trabajo sin ningún problema.

Ojalá pudiese enseñaros el email que me envió para contármelo.

Desbordaba ilusión y esa energía mágica que Jhasua desprende.

DICIEMBRE: Astrid consigue su primer trabajo en un yate

Precioso yate recién construido de 60 metros de eslora.

Pero no sólo eso, tardó UN DÍA, sí sí, UN día en conseguirlo después de nuestra última sesión de asesoramiento.

¿Cómo lo hizo?

Pues simplemente, creyéndose que lo conseguiría.

Y así fue.

Espero que este post os haya gustado y sobre todo ayudado a creer en vosotros mismos.

Con un poquito de suerte y trabajo (mucho trabajo) conseguiréis todo lo que os propongáis en el próximo año.

¿Tú también sueñas con convertirte en tripulante de yates de lujo?

Si es así y quieres contar con mi ayuda para ello, no dudes en visitar la página de servicios de la web y enviarme un email con todas las preguntas que tengas sobre cómo puedo ayudarte.

¡Un abrazo y hasta el año que viene!

Jamila García Lillo

Mi nombre es Jamila García, gallega con raíces suízas.
Nada más terminado mi Máster de Protocolo y Organización de Eventos, empecé a trabajar en mi primer yate.
Sigo haciendo trabajos puntuales en yates, pero me “semi - retiré” y dejé de viajar constantemente en Septiembre del 2016, para perseguir mi nuevo sueño: ayudar a todos los que estéis interesados en ser tripulantes de yates de lujo.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares

Descarga la guía Básica para trabajar en yates de lujo

x