Como casi todas las historias excepcionales, ésta empezó de la forma más banal… sí una llamada de teléfono que cambió mi tranquila vida en Madrid.

Leer este artículo...