trabajo azafata en yates

Trabajar como Sole Stew

Este blog se basa en mis experiencias personales a lo largo de estos años trabajando en súper yates.

Precisamente eso, las palabras “súper yates”, describen perfectamente los yates de los que hablo, y en los cuales yo tengo experiencia.

Es decir, yates de gran eslora.

Por eso, siempre leeréis mis experiencias con “mi equipo de azafatas”.

Mi primer yate ya fue un yate bastante grande, 56 metros de eslora, con 4 azafatas:

Es decir, nunca he trabajado como la única azafata en ninguno de mis yates o, como nosotros le llamamos a este puesto: Sole Stew.

Antes de meternos más en materia, me gustaría recalcar, como suelo hacer siempre, que hablaré en femenino ya que la gran mayoría de Azafatas somos mujeres.

Sin embargo, tened siempre en cuenta que hay también muchos Azafatos hombres.

Por tanto, el puesto de Sole Stew puede ser ocupado por un hombre perfectamente.

En ese caso, se llamará “Sole Steward”, no Sole Stewardess.

TIPO DE YATES EN LOS QUE REQUIEREN UNA SOLE STEWARDESS:

Normalmente, son yates de menor eslora.

Hasta los 35 metros de eslora, aproximadamente, sólo habrá una Azafata a bordo.

Por diversas circunstancias, puede que te encuentres con yates más grandes que sólo tengan a una Azafata a bordo.

Pero este caso suele sólo suceder durante épocas en las que no hay mucho trabajo, por tanto, una sola Azafata “puede sola” con la carga de trabajo.

Si embargo, una vez se acerca el comienzo de la temporada, contratarán a más Azafatas para el Departamento de Interior.

Por tanto, como acabo de mencionar, el puesto de Sole Stewardess existirá principalmente en los yates más pequeños.

Además, por regla general, las personas que suelen ocupar los puestos de Sole Stew son “Juniors”, personas nuevas en la industria de los yates.

Gente que quiere conseguir su primera oportunidad a bordo, y “les da igual” el trabajo que sea, con tal de conseguir ese primer trabajo.

Por supuesto, existen muchas excepciones en este aspecto.

También hay gente que prefiere trabajar solo, sin pertenecer a un equipo más grande.

Pero éste no suele el caso más común, la verdad.

FUNCIONES DE UNA SOLE STEWARDESS:

Al ser el único miembro del Departamento de Interior, serás la única responsable de todo lo que tenga que ver con el mantenimiento de dicho departamento.

Por ejemplo:

  • Mantenimiento y limpieza de las zonas de huéspedes
  • Mantenimiento y limpieza de las zonas de tripulación
  • Lavandería
  • Provisiones
  • Inventarios

Etc etc…

Y, por supuesto, y lo más importante, atención a los huéspedes.

VENTAJAS DE SER SOLE STEW:

Al ser la máxima responsable de este departamento, contarás con varias ventajas de las cuales no disfrutarías formando parte de un Departamento de Interior con varias Azafatas, y bajo el mando de una Jefa de Azafatas.

En este caso, se podría decir que la Jefa de Azafatas eres tú, por decirlo de alguna manera…

Algunas de estas ventajas:

  • Organización del trabajo:

Organizas el trabajo como a ti mejor te parece, sin tener que dar explicaciones a una Jefa de Azafatas.

  • Libertad:

Tienes libertad para elegir el tipo de servicio que quieres ofrecer a tus huéspedes:

  • Si les pones una o dos aceitunas en su Martini
  • Las toallitas de bienvenida olerán a lavanda o menta
  • O planchas las sábanas en cuadrado, o rectángulo

Por ejemplo 😉

  • Multidisciplinar:

No estarás “limitada” a las labores que la Jefa de Azafatas te asigne para tu día a día: harás tanto la limpieza, como la lavandería, como el servicio a los huéspedes.

Cada día harás labores diferentes, en lugar de hacer todos los días “lo mismo”.

DESVENTAJAS DE SER SOLE STEW:

Como en todos los trabajos, también éste tiene sus desventajas.

Siendo algunas de ellas:

  • Evolución de tu carrera:

Al ser este puesto ocupado normalmente por personas que acaban de conseguir su primera oportunidad de trabajar en un yate, tendrás que deducir tú misma como hacer las cosas.

Esto puede suponer una ventaja.

Pero tiene también un gran inconveniente.

Puede que lo que tú pienses que está bien hecho, en realidad, no lo esté.

O, simplemente, tu próxima Jefa de Azafatas prefiera que lo hagas al contrario.

Por tanto, adquirirás unos “vicios” que te pueden perjudicar mucho a la hora de buscar trabajo en un yate más grande, formando parte de un equipo de Azafatas.

Esta es la razón por la cual muchas Jefas de Azafatas preferirán contratar a Azafatas que no tengan absolutamente ninguna experiencia trabajando en yates.

Por encima de una Azafata que ya tenga experiencia, pero trabajando como Sole Stew.

Por experiencia propia te digo que es mucho más fácil enseñar a alguien “desde cero”, que quitar “vicios adquiridos” a alguien que lleva haciendo las cosas de una determinada manera durante tiempo.

Es decir, aceptar un puesto de Sole Stew por la única razón de que “es lo único que me van a ofrecer”, puede resultar un arma de doble filo muy peligrosa.

  • “Soledad”:

Obviamente, al ser la única Azafata, pasarás la jornada laboral trabajando “sola”.

Aunque, por supuesto, compartirás todos tus días con el resto de la tripulación, pero en cuanto a tu departamento, estarás sola.

Cuando pasan las semanas, no tienes demasiado trabajo, y pasas el total de tu jornada laboral sola, se puede hacer muy pesado.

  • Multidisciplinar:

Al tener que hacerlo todo tú, las jornadas laborales con huéspedes a bordo pueden volverse frenéticas.

Tendrás que correr de un lado a otro constantemente para llegar a todo.

Lo cual puede llegar a ser totalmente agotador.

  • Responsabilidad:

Serás la única responsable de tu departamento, por tanto, si algo va mal, será tu responsabilidad.

Algo que, en nuestra industria, y dependiendo del tipo de huéspedes que tengas a bordo, puede significar un nivel de presión extremadamente alto, y que muchas personas no podrán soportar.

Cuando formas parte de un equipo de Azafatas más grande, la responsabilidad de lo que pase en el Departamento de Interior será siempre de la Jefa de Azafatas.

Por tanto, si te equivocas, no tendrá consecuencias tan graves para ti personalmente.

SUELDO DE UNA SOLE STEW:

Este punto cambiará completamente del tipo de yate en que trabajes.

Normalmente, alrededor de los 2.500 euros de base que todo Junior suele cobrar.

Sin embargo, mucho yates, conscientes de la enorme carga de trabajo que una Sole Stew suele soportar, ofrecerán un mínimo de 3.000 euros al mes.

MI OPINIÓN PERSONAL SOBRE EL PUESTO DE SOLE STEW:

Para terminar, y como siempre pedís mi opinión y consejo, explicaré a continuación lo siguiente.

Bajo mi punto de vista, no hay yates “buenos” ni “malos”, ni puestos de trabajo “buenos” o “malos”.

Da igual lo “grande” o “pequeño” que sea el yate en que trabajas.

Cada persona es diferente, por tanto, sus gustos, prioridades y preferencias, lo serán también.

A mí particularmente no me gustaría trabajar sola. Me gusta tener un equipo de Azafatas a mi cargo.

Sin embargo, eso no quiere decir que ser Sole Stew está “mal”, o no es una buena elección.

Conozco a muchas chicas que llevan muchos años trabajando en yates, y siempre como Sole Stew, por elección propia.

También conozco a otras muchas que, después de trabajar en yates muy grandes, formando parte de un equipo de Azafatas muy numeroso, optaron por ser Sole Stew.

Así como también conozco a muchas chicas que empezaron como Sole Stew, y en cuanto tuvieron la oportunidad, cambiaron a un yate más grande.

Todos depende de tu personalidad y cómo quieras que evolucione tu carrera.

Si encuentras un yate en el que eres la Sole Stew, los dueños del yate son maravillosos, adoras al resto de la tripulación, las condiciones del trabajo son muy buenas, te encantan todos los sitios a los que viajáis etc etc…¿por qué no?

Más allá del “bling bling” de Instagram, y todos esos tripulantes que presumen de lo grandes que son los yates en los que trabajan, están tus condiciones en particular.

Puede que ese tripulante que tanto presumen de yate, tenga unas condiciones laborales muchísimo peor que las tuyas, como Sole Stew.

Es decir, piensa siempre con la cabeza, racionalmente, y no te dejes deslumbrar por otros factores.

Y llegados a este punto, te dejo con lo que a mí más me gusta.

La entrevista a Montse González.

Montse consiguió su primer puesto como Sole Stewardess a bordo de un yate poco después de terminar el asesoramiento con nosotros.

¡Qué disfrutes mucho de su experiencia!

CUÉNTANOS UN POQUITO SOBRE TI Y CÓMO TERMINASTE TRABAJANDO EN LA INDUSTRIA DE LOS YATES DE LUJO:

Desde muy pequeña he tenido un vínculo muy especial con el mar.

Pasaba los veranos en la casita que tenemos en la playa mirando el mar, jugando con la arena y chapurreando dentro del agua.

Estudié derecho, y al terminar la carrera trabajé en un despacho de abogados. Me encantaba ir a juicio pero los días y las horas en el despacho se me pasaban eternas.

Me fui a vivir a San Diego durante unos meses, y volví decidida a trabajar en eventos. ¡Me encanta!

Cada día es distinto; un nuevo evento, un nuevo cliente, un nuevo espacio para hacer la prospección, montones de personas a las que conoces día a día, pero seguía teniendo el hándicap de estar encerrada en una oficina convencional la mayor parte de mi día.

Durante los últimos 4 veranos, tuve la oportunidad de empezar a hacer travesías como delivery crew en un velero de 80 pies y me enamoré del sentimiento de libertad que transmite estar en medio del océano, y lo mejor de todo: ¡había descubierto que puedes trabajar de ello!

Muchos me dicen:

“¿¡Cómo puedes estar ahí en medio sin ver tierra durante días? Si no hay nada!?”

Pero a mí me parece todo lo contrario, ahí encuentro todo lo esencial que necesito: paz, amor, tranquilidad y vida.

Hace dos años murió de un accidente una de mis mejores amigas, ella era uno de estos tesoros que tenemos la suerte de tener algunas personas.

Ella, desde el cielo, me dio el empujón que me faltaba para convertir el mar en mi trabajo fijo a bordo de un yate de lujo.

TU PRIMER YATE FUE UN YATE “PEQUEÑO”, 35 METROS DE ESLORA. ¿LO DISFRUTASTE?

CUÉNTANOS TU PUESTO A BORDO Y CÓMO ERA UN DÍA NORMAL EN TUS COMIENZOS COMO TRIPULANTE.

El primer yate en el que trabajé fue un yate a motor de 35 metros de eslora al que tengo un cariño enorme (¡al yate, a la tripulación y a los dueños!). Tuve una suerte infinita y sí, lo disfruté, ¡y mucho!

Mi puesto a bordo era como Sole Stewardess, con la cual, sin tener experiencia en interior (sólo había hecho travesías dónde mi posición era en cubierta), me vi como responsable de que todo lo que pasaba en el interior del yate:

  • Limpieza
  • Servicio
  • Y lavandería

Responsable de que todo saliera como los dueños merecían, y de acuerdo con los estándares tan elevados que tenemos en esta industria.

Tuve muchísima suerte con la Chef, Paola, que me dio algunos consejos y me puso las cosas muy fáciles para que todo saliera bien.

Mi día a día a bordo era el siguiente:

  • Despertarme, hacer mi rutina de estiramientos, asearme, desayunar y vestirme
  • Repasar todas las zonas comunes de interior para que estuvieran perfectas para cuando armadores e invitados se levantaran
  • Una vez sabíamos si querían desayunar en el flybridge o dentro, preparaba la mesa dejándola bonita y bien decorada. Es importante que cada día la encuentren diferente y preciosa igual. Servía el desayuno y cuando terminaban, lo recogía todo
  • Mientras desayunaban, les preparaba las hamacas de la parte de proa y ponía toallas de playa tanto en proa como en popa para que pudieran tumbarse y bañarse
  • Una vez terminados los desayunos y con los armadores e invitados “controlados” en alguna parte del yate tomando el sol, empezaba con los camarotes, siempre por la Master. Una vez terminada, hacía los demás camarotes
  • Al terminar camarotes, empezaba con la lavandería
  • Cada media horita iba subiendo a preguntar a los invitados si estaban bien o necesitaban algo
  • Antes de comer, y mientras se hacía la colada, limpiaba el resto de zonas comunes y repasaba toda la zona de tripulación. Me era de gran ayuda que los miembros de la tripulación nos limpiáramos cada uno nuestro camarote y no tener que hacerlo yo todo
  • A la hora de comer volvía a preparar el espacio, decidía con la Chef que vajilla íbamos a usar, ponía la mesa y servía la comida
  • Al terminar recogía e iba a sacar la ropa para empezar a planchar mientras los dueños se tumbaban al sol o descansaban
  • Una vez sabíamos que querían hacer los armadores y sus invitados por la tarde o por la noche, nos organizábamos. En nuestro caso, casi todas las tardes salían a visitar el pueblo en el que estuviéramos, pero acostumbraban a volver para cenar
  • También me encargaba de hacerles reservas de taxis, restaurantes u otras gestiones que necesitaran
  • Durante la tarde volvía a repasar camarotes y zonas comunes, para que todo estuviera perfecto
  • Cuando regresaban de su paseo, ya nos habíamos cambiado al uniforme de tarde-noche, había encendido las luces y movido algunas de las cortinas para cambiar un poco el ambiente y hacerlo más tenue y acogedor
  • Si cenaban a bordo, repetía el mismo proceso que para la comida y el desayuno. Sólo que durante la cena, aprovechaba para ir a los camarotes, poner una luz tenue, reponer las botellas de agua y dejarles algún detallito
  • Al terminar de cenar, recogíamos todo, les ofrecía alguna copa o café, y al cabo de poco nos dejaban retirar para irnos a descansar

Así era mi día a día a bordo.

¿CONSIDERAS QUE LAS CONDICIONES QUE SE TE OFRECIERON EN ESE YATE FUERON JUSTAS Y ACORDE AL TRABAJO QUE REALIZABAS A BORDO?

Mi sueldo cumplía con lo que a mi me pareció justo y con lo que me sentía contenta.

Dicho esto, teniendo en cuenta las horas de dedicación que los estándares elevados que esta industria requiere, lo que desde fuera parece un sueldo súper atractivo, pasa a ser un sueldo justo.

SÉ QUE DURANTE ESTE TIEMPO HAS TENIDO OFERTAS DE YATES MÁS GRANDES, SIN EMBARGO, TE HAS VUELTO A DECANTAR POR UN YATE DE MENOR ESLORA. ¿POR QUÉ?

Sí! Y al principio siempre pensaba que lo que yo quería era llegar a barcos más y más grandes para tener la oportunidad de conocer a más tripulantes de los que poder aprender y formarme.

¡Mis ganas de aprender han sido, y siguen siendo, infinitas!

En cuanto a la pregunta, hice las entrevistas por Skype con el Capitán y la Jefa de Azafatas del yate de mayor eslora, me encantaron y me transmitieron muy buena energía, pero las condiciones que me ofrecían para el puesto no me terminaban de convencer.

Lo comenté con tres personas que lleváis tiempo en la industria, y todas estuvisteis de acuerdo conmigo en cuanto a las condiciones, y me transmitisteis que el tamaño del barco no importa realmente, sino que hay muchas otras cosas que tienen muchísimo más valor.

Finalmente, me decanté por un velero de 42 metros de eslora, precioso. Pude hacer la segunda entrevista a bordo, con el Capitán y la Jefa de Azafatas.

En el momento que pisé la teca, supe que éste sería mi yate, lo sentí así.

La entrevista fue totalmente rodada, me entendí a la perfección con ambos y me presentaron el resto de tripulación y me enseñaron un poquito el yate por dentro.

Me hicieron sentir como en casa, así que no había margen de error, ¡éste era mi yate!

POR TU RESPUESTA ANTERIOR DEDUZCO QUE NO CONSIDERAS LA ESLORA DEL YATE UN FACTOR DETERMINANTE PARA ACEPTAR UN TRABAJO.

POR FAVOR, EXPLÍCANOS CUÁLES SON LOS FACTORES QUE SÍ CONSIDERAS DETERMINANTES A LA HORA DE DECIDIRTE POR UN YATE U OTRO:

Para mí, los factores determinantes para decirme por un yate u otro son:

  • El buen feeling con la tripulación
  • Las condiciones laborales
  • Tener un buen equipo, con experiencia, del cual pueda seguir aprendiendo y formándome
  • Que el yate me ofrezca posibilidades de crecer en esta industria
  • El idioma que se usa en el yate. Para mí es un punto positivo, aunque no determinante, que en el yate en el que trabaje, el idioma vehicular que se hable sea el inglés

¿CUÁLES SON TUS PRÓXIMOS OBJETIVOS EN ESTA INDUSTRIA?

¿TE GUSTARÍA ASCENDER DE PUESTO HASTA CONVERTIRTE EN JEFA DE AZAFATAS Y LIDERAR TU PROPIO EQUIPO?

¿TE GUSTA MÁS LA PARTE DE CUBIERTA, POR TANTO, SER DECKHAND?…

En un primer momento apostaba más por estar en cubierta, era el puesto en el que había estado a bordo durante mis travesías como tripulante, y me gusta muchísimo, me siento muy cómoda en cubierta y me gustaría seguir aprendiendo en este campo.

Pero como ya he contado anteriormente, mi primer trabajo fijo como tripulante a bordo, fue como Sole Stewardess.

Tenía tanta ilusión por trabajar a bordo de un yate que me daba igual el puesto, así que acepté encantada.

Mi día a día me encantaba, me siento especialmente cómoda con el trato con los armadores y sus invitados, y me considero muy meticulosa y exigente con el orden y la limpieza.

Así que sí, efectivamente me encantaría seguir ascendiendo en el puesto y poder convertirme en Jefa de Azafatas o Purser algún día.

¿QUÉ CONSEJOS LE DARÍAS A ALGUIEN QUE QUIERE INTRODUCIRSE EN ESTA INDUSTRIA?

Que tengan ganas de trabajar y aprender, así como muchísima ilusión para este nuevo puesto como tripulante a bordo.

Que sean personas ordenadas y muy organizadas, que no les importe convivir con otras personas y tener siempre una sonrisa en la cara, y que sean amables, meticulosas y exigentes, ya que es una industria en la que se exige trabajar muchas horas y con unos estándares muy altos, pero que a la vez, te ofrece el regalo de poder estar viviendo a borde de un yate, en contacto con el mar.

¿CONSIDERAS IMPORTANTE CONTAR CON LA AYUDA DE ALGUIEN PARA DAR ESOS PRIMEROS PASOS EN ESTA INDUSTRIA O CREES QUE ES FÁCIL TRAZARSE UN CAMINO POR SÍ SOLO?

¡Sin duda! La industria es muy pequeña y rápido nos conocemos todos, pero entrar en ella no es fácil sin los consejos y la ayuda de alguien que ya esté dentro.

A mi, personalmente, Jamila, de Starfish Crew, me ayudó muchísimo, sin ella no habría podido llegar donde he llegado.

¡¡Gracias!!!

¿Te ha servido de ayuda este post?

¡Compártelo entre tus contactos!

También puedes encontrar a Montse aquí.

Recuerda seguir mis cuentas de Instagram para mantenerte al tanto de toda la información que publico diariamente:

@super_yacht_chief_stew

@jefa_de_azafatas_yates

Si te gustaría conocer hasta el último detalle de cómo funciona el proceso de búsqueda de trabajo, que yo misma haga tu curriculum para yates y acceder a nuestra bolsa de trabajo, aquí tienes el servicio que hemos diseñado para ti:

Curso de Búsqueda de Empleo + Asesoramiento Personalizado

Jamila García Lillo

Mi nombre es Jamila García, gallega con raíces suízas.
Nada más terminado mi Máster de Protocolo y Organización de Eventos, empecé a trabajar en mi primer yate.
Sigo haciendo trabajos puntuales en yates, pero me “semi - retiré” y dejé de viajar constantemente en Septiembre del 2016, para perseguir mi nuevo sueño: ayudar a todos los que estéis interesados en ser tripulantes de yates de lujo.

Reader Interactions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Shares

Descarga la guía Básica para trabajar en yates de lujo

x