azafata de avion privado azafata de yates

Azafata de avión privado VS Azafata de yates

Siendo totalmente sincera, no hay otra profesión en el mundo que me atraiga más que la de azafata de yates. Sin embargo, hay una que está casi casi a la par: azafata de avión privado.

Si has seguido el blog durante estos años, además de mis redes sociales, ya sabrás que una de las experiencias que más me marcó al principio de mi carrera fue viajar en un avión privado.

Pero no era un avioncito de esos pequeñitos, medio aviones medio helicópteros, ¡no!

Era un avión en toda regla.

Con sus sofás de piel, sus baños de mármol, su cocinita, su tripulación…Y todas esas cosas que yo sólo había visto antes en las películas.

Y, eso último precisamente, su tripulación, y en concreto la maravillosa azafata que nos atendió durante ese viaje, fue lo que me terminó de cautivar de por vida…

Realicé ese primer viaje en un avión privado ANTES de unirme a la tripulación de mi primer yate, es decir, yo aún ni siquiera había puesto un pie en un súper yate, por tanto, no tenía ni la más mínima idea de lo que iba a implicar mi trabajo.

Como siempre digo, fui una grandísima afortunada, y los dueños de mi primer yate, aprovechando que estaban en Madrid (y yo también) y tenían un viaje previsto de Madrid a Inglaterra, donde estaba en ese momento el yate atracado, me dieron la oportunidad de viajar con ellos.

¡En su avión privado!

Yo, por supuesto, no me lo podía ni creer, y sin rechistar, acepté la oferta (no fuese a ser que cambiasen de idea…)

En cuanto monté en ese avión, además de lo obvio, lo que más me cautivó fue la azafata.

Uniforme perfectamente planchado, pelo recogido en una pulcra cola de caballo, maquillaje discreto, a la par que perfecto, y una sonrisa y educación de lo más exquisitas.

Obviamente, ella no sabía que yo no era más que una universitaria a la que le había “tocado la lotería” y estaba allí por un capricho del destino.

Desde luego, no tenía nada que ver con los billonarios con los que ella estaba acostumbrada a tratar día tras día.

Pero como me daba tanto miedo como vergüenza abrir la boca, me senté en el asiento que mi después futuro jefe me indicó, y pasé las tres horas de vuelo intentando pasar lo más desapercibida posible.

Lo cual, sinceramente, se me hizo terriblemente difícil, teniendo en cuenta que tan sólo viajábamos cuatro pasajeros, y la azafata no paraba de prestarnos toda su atención.

Durante dicho vuelo, mi cabeza no paró de elucubrar ni un solo segundo.

Finalmente, llegué a una conclusión:

“Si ella es azafata de un avión privado, y yo voy a ser azafata de un yate privado, haré lo mismo que está haciendo ella, pero en un yate, en lugar de en un avión…”

Y, por simple que ese razonamiento me pueda parecer hoy en día (y seguramente, te está pareciendo a ti también) ¡resultó ser que tan desencaminada no iba!

Existen muchísimas similitudes entre la profesión de azafata de avión privado y la de azafata de yates.

Como también menciono en todos los posts en los que os hablo de profesiones que no son la mía, y por tanto, de temas en los que no soy una experta, este post no está enfocado a «cómo ser azafata de avión privado».

Jamás me atrevería a desegranar los requisitos que existen para ser azafata de avión privado, sin ser una experta en la materia.

Prefiero seguir hablando de lo que de verdad conozco, la industria de los yates.

Sin embargo, sí puedo hablarte de lo que significa ser azafata de avión privado, y sus similitudes con ser azafata de yates.

A lo largo de los años he tenido la oportunidad de conocer a muchas azafatas de avión privado.

Cada vez que eso ha pasado, hemos tenido una conexión casi instantánea.

A ellas les fascina “mi mundo”, y a mí me fascina “el suyo”.

Por tanto, la conversación durante horas está garantizada.

Además, en este post podrás disfrutar de una entrevista muy especial, que seguro te encantará y ayudará a conocer más a fondo el mundo de las azafatas de avión privado.

(ALGUNAS) SIMILITUDES DEL TRABAJO DE UNA AZAFATA DE AVIÓN PRIVADO CON UNA AZAFATA DE YATES:

  • Modales:

¿Quién se puede permitir tener un avión privado? Las personas más adineradas y poderosas del planeta, ¿cierto?

Tratar con dicha clase de personas no es del todo fácil, sobre todo cuando no estás acostumbrada a ello (lo cual, el 99% de la gente “normal” no está…)

Hacer gala de una educación y modales exquisitos es absolutamente fundamental para que tus huéspedes se sientan cómodos a tu alrededor.

  • Atención al detalle:

Si no eres una persona absolutamente detallista y perfeccionista, siento decirte que convertirte en azafata de avión privado, o azafata de yates, no será tu mejor opción.

Los detalles, como se suele decir, son los que marcan la diferencia en absolutamente todo lo que hacemos.

El simple hecho de servir un café a un cliente de estas características se puede convertir en todo un ritual en el cual, los detalles, marcarán toda la diferencia, y harán (o no) que ese huésped al que has atendido te recuerde como una gran (o mediocre) profesional.

  • Apariencia:

Como siempre menciono, nada tiene que ver con ser una súper modelo de Victoria’s Secret, no.

La mujer (u hombre) más normal puede del mismo modo resaltar por su apariencia cuidada.

El simple hecho de llevar un uniforme perfectamente planchado (y por supuesto, ¡limpio!), unos pulcros zapatos, una piel cuidada y un peinado apropiado, marcará toda la diferencia.

¡Recuerda! DETALLES.

  • Manejo de la presión:

Pese a lo glamuroso que el trabajo de azafata de avión privado o azafata de yates os pueda parecer, lo cierto es que contiene un mucho más alto nivel de presión, que de glamour.

Mantener la calma aunque el avión (o yate) se esté quemando (por poner un caso extremo…) es una virtud que no muchas personas tienen, y una en la que hay que trabajar día a día.

El nivel de exigencia, y perfección que tus huéspedes esperan de ti, es tal que no ponerse nerviosa y perder el control no es tan fácil.

Yo misma he tenido Azafatas Junior a las cuales les temblaba todo el cuerpo sólo imaginar que tendrían que pasar por delante de X huésped (ya sabes que no puedo mencionar nombres…)

  • Dedicación:

En muchos momentos, dedicación al 100%, literalmente.

Tus huéspedes esperan un servicio perfecto en cuanto lo soliciten, sea de día o noche, Navidad, día de tu cumpleaños, o festivo para el resto del mundo.

Da igual.

Algunas profesiones, como la de azafata de avión privado, o azafata de yates, exigen un nivel de dedicación y disponibilidad absoluto.

(ALGUNAS) DIFERENCIAS DEL TRABAJO DE UNA AZAFATA DE AVIÓN PRIVADO CON UNA AZAFATA DE YATES:

  • Ámbitos de trabajo:

La diferencia más obvia.

Unas trabajan a bordo de un avión privado, otras a bordo de un yate.

Por muy grande que un avión sea, el espacio de trabajo será siempre más reducido que el de un yate (a no ser que estemos hablando de un yate muy muy pequeño, claro…)

Esto, bajo mi punto de vista, aporta todavía aún más mérito a las azafatas de avión privado.

Por mucho que las azafatas de yates muchas veces nos quejamos de que nuestros “pantries” son demasiado pequeños, de que los armarios donde guardamos las vajillas o las decoraciones para las mesas no nos llegan a nada, lo cierto es que no tenemos que realizar nuestro trabajo en un pantry tan pequeño como el de un avión privado.

Y eso, para mí, una de esas azafatas que siempre está protestando de que no le llega el espacio a bordo a nada, ¡merece toda mi admiración!

  • Duración de los “turnos”:

Cuando tenemos huéspedes a bordo, las azafatas de yates no sabemos ni a qué hora empezaremos a trabajar, ni a qué hora terminaremos, sinceramente.

Las jornadas de trabajo pueden llegar a ser interminables.

Puedes estar durmiendo tan tranquila, y a las 4:00 de la mañana ser despertada porque uno de los huéspedes tiene hambre.

Y ahí tienes que estar, con tu sonrisa de oreja a oreja, recién despertada, sirviendo todo un delicioso plato que el Chef, también recién despertado, le ha preparado al dueño del yate.

Una azafata de avión, hasta donde yo sé, estará plenamente disponible durante toda la duración del vuelo, pero un vuelo, por muy largo que sea, no durará días y días.

Cuando el vuelo llegue a destino, y esa azafata termine de realizar sus tareas, se podrá ir a descansar, hasta su próximo vuelo.

Es decir, el nivel de disponibilidad y exigencia son comunes en ambas profesiones, pero la “duración” es más larga en una, que en la otra.

  • Número de miembros del equipo:

Aunque en yates también existe el puesto de “Sole Stew”, es decir, una única azafata a bordo, yo, por ejemplo, siempre he trabajado junto con un equipo de azafatas.

Dependiendo del tamaño del yate, el equipo contará con más o menos miembros, obviamente.

Una azafata de avión privado es normalmente el único “miembro del equipo de interior”, como lo llamaríamos en un yate.

  • Multidisciplinar:

Muy relacionado con el punto anterior, está éste.

Al trabajar “sola”, una azafata de avión privado puede que tenga muchas más facetas que una azafata de yates.

En un yate, con varias azafatas, cada una suele hacer “sus tareas”, y será la Jefa la que dirija al equipo, las guíe y las entrene sobre cómo hacer todos los aspectos de sus tareas a bordo.

Una azafata de avión privado, al trabajar sola, no tendrá “ese apoyo”, por tanto, tiene que ser plenamente competente, contar con la experiencia necesaria y asumir toda la responsabilidad sobre todo lo que sucede durante ese vuelo.

Además de algo muy importante, ¡por lo menos para mí!

Yo, (aunque quede muy mal que diga esto yo misma), he tenido una carrera como azafata de yates bastante “exitosa” sin tener la más mínima idea de cocina, ni haber freído un huevo en todos estos años.

Una azafata de avión privado, debe de tener un conocimiento culinario bastante alto.

Razón por la cual yo jamás podría ser una buena azafata de avión privado, ¡desgraciadamente!

  • Alojamiento:

Una azafata de yates trabaja y vive a bordo 24 horas al día, 7 días a la semana. Sobre todo durante la estancia de nuestros huéspedes.

El lugar de trabajo de una azafata de avión privado es, obviamente, el avión.

Pero dicho avión no es su “vivienda”, al contrario de lo que nos pasa a las azafatas de yates.

Espero que esta breve introducción al trabajo de azafata de avión privado te haya gustado.

ENTREVISTA:

Vamos ahora a pasar a lo realmente importante de este post.

La entrevista a Jamie Gibson, una preciosa azafata de avión privado, que lleva años deleitando a sus huéspedes con su perfecto trabajo a bordo.

Ella sí es la especialista en la industria de la que hablamos en este post, y es ella a la que realmente debes de prestar mucha atención.

¡Espero que la disfrutes tanto como disfruté yo realizándola!

CUÉNTANOS UN POQUITO SOBRE TI Y CÓMO TE CONVERTISTE EN AZAFATA DE AVIÓN PRIVADO:

Me contrataron para mi primer trabajo justo un mes después de cumplir 21 años.

Trabajaba para el gobierno de los EE.UU. en los vuelos en los cuales transportan a las tropas militares hacia sus bases de todo el mundo, así como para traerlos de vuelta a los EE.UU. una vez finalizado su trabajo.

Al trabajar en este campo, la transición a aviación privada fue bastante fácil para mí.

EXPLÍCANOS EL SIGNIFICADO DE SER AZAFATA DE AVIÓN PRIVADO, LO QUE IMPLICA, Y CÓMO ES UNA DÍA NORMAL EN TU TRABAJO (si es que tienes «días normales»…)

Lo cierto es que no tengo dos días iguales…Sin embargo, se podría decir que un día «típico» consiste en:

  • Comprar provisiones, así como todo el stock necesario a bordo
  • Asegurarse del buen estado del equipamiento de seguridad
  • Preparar todos los aspectos del avión: desde hacer las camas, preparar los baños, etc…
  • Atender a los pasajeros una vez a bordo, en todo lo que puedan necesitar
  • Limpiar y dejar perfectamente arreglado el avión una vez llegados a destino y los pasajeros han desembarcado

¿QUÉ ES LO MÁS IMPORTANTE QUE HAS APRENDIDO TRABAJANDO PARA ESTE TIPO DE CLIENTES VIP?:

Dirígite siempre a la persona que te está sirviendo por su nombre. Los billonarios y celebridades a las que he servido, que se han dirigido a mí por mi nombre, guardan una parte especial en mi corazón.

Me hacían sentir «humana» mientras los servía, y empecé a notar cómo este simple detalle cambiaba la forma y entusiasmo con que los servía.

Ahora soy yo la que hago esto en todos los sitios a los que voy: Starbucks, cualquier hotel o restaurante, ect…

¿CUÁL ES TU «TRUCO» FAVORITO PARA GANARTE A UN CLIENTE «DIFÍCIL»?:

Como mi madre me ha dicho siempre:

«Kill them with kindness»

(Mátalos con amabilidad)

Lo que hago es fijarme especialmente es esos pequeños gestos positivos que ese cliente pueda tener, y focalizar y ajustar todas mis acciones a ellos.

Muchas veces me recuerdo a mí misma que yo también tengo días malos de vez en cuando, por tanto, tengo que entender que mis clientes también los pueden tener, sin mostrar ninguna reacción o sentimiento personal hacia ellos.

DEBO DE CONFESAR QUE, AUNQUE HE VIAJADO EN VUELOS PRIVADOS ALGUNA QUE OTRA VEZ, ACOMPAÑANDO A ANTIGUOS JEFES, DESCUBRÍ LA INDUSTRIA DE LA AVIACIÓN PRIVADA GRACIAS A TU CUENTA DE INSTAGRAM (¡y he estado obsesionada con ella desde entonces!).

¿CONOCÍAS TÚ LA INDUSTRIA DE LOS YATES DE LUJO?

La verdad es que no, ¡si hubiese sido así, puede que estuviese trabajando en ella yo misma!

Estas dos industrias son tan similares en muchos aspectos, que no me extraña que tanta gente pase de una industria a la otra.

En la escuela de cocina en la que estudié había muchos Chefs de yates.

Me quedé absolutamente fascinada con sus historias y ética de trabajo.

CREO FEHACIENTEMENTE QUE NUESTRAS INDUSTRIAS SON MUY SIMILARES Y QUE, SI QUISIESES PASAR AZAFATA DE AVIÓN PRIVADO A AZAFATA DE YATES, TE ADAPTARÍAS EN UN SEGUNDO.

¿CREES TÚ QUE UNA AZAFATA DE YATES SE ADAPTARÍA TAMBIÉN TAN FÁCILMENTE A TRABAJAR COMO AZAFATA DE AVIÓN PRIVADO?

¡1000%! Yo misma he hecho procesos de selección en muchas ocasiones y cada vez que veo en el Cv de algún candidato «experiencia como tripulante de yates», me siento mucho más inclinada hacia ese candidato, que hacia otros que no cuenten con esa experiencia.

Una Azafata de súper yates ya cuenta con ese entendimiento necesario de la industria del máximo lujo, sabe la importancia de cada detalle, sabe manejar los tiempos muy bien y «leer» a un huésped.

Tener a un candidato con esas características es todo un lujo.

¿HAS CONOCIDO ALGUNA VEZ A UNA ANTIGUA AZAFATA DE YATES QUE AHORA TRABAJE COMO AZAFATA DE AVIÓN PRIVADO?

Sí, ¡muchísimas!

Suelen tener carreras muy exitosas como azafatas de avión privado.

También he conocido a muchas que después de probar como es ser azafata de avión privado, han vuelto a la industria de los yates, ya que echaban de menos el estilo de vida en el mar, lo cual comprendo perfectamente.

(A continuación te enseño un ejemplo de oferta de trabajo de azafata de avión privado buscando específicamente a una ex azafata de yates):

ALGUNAS AZAFATAS DE YATES «SE RETIRAN» MUY JÓVENES YA QUE QUIEREN EMPEZAR UNA VIDA «NORMAL», CASARSE, TENER HIJOS, ETC…Y SIENTEN QUE NO PUEDEN HACER ESO TRABAJANDO EN YATES.

¿OCURRE LO MISMO PARA LAS AZAFATAS DE AVIÓN PRIVADO?

Absolutamente.

Es muy difícil tener una carrera exitosa como azafata de avión privado mientras se empieza a formar una familia.

Tienes que aceptar que pasarás temporadas lejos de tu familia, a veces sin saber ni siquiera cuánto durarán esas temporadas.

Puede haber excepciones si encuentras alguna compañía de aviación que tenga horarios que puedan ser compatibles con el formar una familia.

EN LA INDUSTRIA DE LOS YATES TENEMOS UNA EXPRESIÓN: «LAS ESPOSAS DE ORO», PARA REFERIRNOS A TODOS AQUELLOS QUE QUIEREN DEJAR LA INDUSTRIA PERO TEMEN NO ENCONTRAR UN TRABAJO EN EL QUE GANEN TANTO DINERO COMO EN YATES, Y NO QUIEREN RENUNCIAR AL ESTILO DE VIDA AL QUE ESTÁN ACOSTUMBRADOS.

¿ES ESTO SIMILAR EN CUANTO A LAS AZAFATAS DE AVIÓN PRIVADO?

Sí, totalmente.

Muchas azafatas de avión privado «temen» también dejar nuestra industria para caer en el típico trabajo de oficina, de 9:00 a 17:00, y un estilo de vida que no cuenta con demasiada libertad.

¿SIGUES ALGUNA CUENTA DE INSTAGRAM DE YATES? ¿CUÁLES SON TUS FAVORITAS?

A parte de la tuya 😉 me encantan:

Además de muchísimos Chefs de yates súper talentosos que me inspiran constantemente:

¿CUÁLES SON TUS CUENTAS DE AVIACIÓN PRIVADA PREFERIDAS?

Y PARA TERMINAR, SI PUDIESES PEDIRLE AL CAPITÁN DEL AVIÓN LLEVARTE A CUALQUIER PARTE DEL MUNDO, ¿A DÓNDE IRÍAS?

A Tokyo, ¡me encanta su cocina y todo lo que quiero hacer es comerme la ciudad entera!

Y hasta aquí hemos llegado con el post de hoy chicos.

Si te ha gustado, y quieres seguir las aventuras diarias de Jamie, puedes seguirla aquí:

@flightess

Jamie tiene también una maravillosa web en la que te podrás empapar de todo su conocimiento y experiencia:

www.flightess.com

Y si quieres seguir las mías, ¡aquí me tienes!

@super_yacht_chief_stew

@jefa_de_azafatas_yates

Si además quieres poder plantearme todas esas dudas que seguro te están rondando por la cabeza ahora mismo en persona, tienes este servicio a tu disposición:

Curso de Búsqueda de Empleo e Iniciación en la Industria de los Yates + Asesoramiento Personalizado

O puedes empezar por descargar la guía básica, ¡es totalmente gratuita!

La tienes justo aquí abajo.

Jamila García Lillo

Mi nombre es Jamila García, gallega con raíces suízas.
Nada más terminado mi Máster de Protocolo y Organización de Eventos, empecé a trabajar en mi primer yate.
Sigo haciendo trabajos puntuales en yates, pero me “semi - retiré” y dejé de viajar constantemente en Septiembre del 2016, para perseguir mi nuevo sueño: ayudar a todos los que estéis interesados en ser tripulantes de yates de lujo.

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares

Descarga la guía Básica para trabajar en yates de lujo

x