trabajar con pareja en yates

Trabajar en pareja en yates

Tener una pareja que trabajar en yates, sin tú hacerlo, no es fácil.

Por eso cada vez surgen más parejas que quieren trabajar en yates, y cuyo objetivo prioritario es conseguir trabajo en pareja.

Cada vez tenemos más parejas en Starfish Crew, lo cual me alegra muchísimo.

Hace unos años, cuando yo empecé a trabajar en yates, esto era algo casi impensable.

Había una especie de “regla no escrita” por la cual los yates se negaban en rotundo a contar con parejas en sus tripulaciones.

Sin embargo, afortunadamente, vamos evolucionando, y cada vez hay más yates que contratan a parejas.

Por tanto, si tú y tu pareja os estáis planteando trabajar en pareja en yates, o incluso explorando diferentes opciones como pueden ser trabajar en pareja en el extranjero, lee atentamente este post.

Por supuesto, debes de empezar por saber:

O el puesto al que desees optar dentro de la tripulación.

Y ahora vamos al tema que nos ocupa en el post de esta semana.

TRABAJAR EN YATES CON PAREJA VS TRABAJAR EN YATES CON TU PAREJA:

Dos expresiones que a ti te pueden parecer exactamente lo mismo, son totalmente diferentes.

En la industria de los yates, hay muchísima gente con pareja.

Sin embargo, dichas parejas, por la razón que sea, trabajan en diferentes yates.

O puede que incluso uno trabaje en yates, y el otro no.

¿Por qué te explico esta diferencia?

¡Porque la distancia es muy dura! Necesitas tener una pareja muy sólida para que tu relación funcione.

Sin embargo, quizás incluso más duro es trabajar con tu pareja.

Recuerda que trabajar en yates con tu pareja no tiene absolutamente nada que ver con trabajar en la misma empresa.

Por ejemplo.

En una empresa, puede que ni siquiera te veas en todo el día.

En un yate, te verás cada cinco minutos.

Entre otras muchísimas diferencias.

El caso es que, (te lo digo por experiencia propia), no hay mayor prueba de fuego para una relación que el momento en que empiezas a trabajar con tu pareja en el mismo yate.

Si superas eso, ¡te puedo asegurar que lo superarás todo!



POR QUÉ TRABAJAR EN PAREJA:

La razón mayoritaria de todo el que trabaja en yates para querer trabajar con tu pareja es la imposibilidad de otra manera de verla.

Sobre todo al principio de tu carrera. Las vacaciones que tendrás son escasas.

Y ninguna relación puede progresar si te ves durante uno o dos meses al año.

Así de duro.

Por tanto, lo que la mayoría de las personas que empiezan a trabajar en yates suelen hacer es, primero conseguir uno el trabajo en yates, y después el otro.

Siempre con el deseo y esperanza de «en no mucho tiempo» poder encontrar un trabajo en el mismo yate.



BENEFICIOS DE TRABAJAR EN PAREJA:

Como acabo de relatar, trabajar con tu pareja en un yate no es NADA fácil.

Sin embargo, no todo son inconvenientes.

Trabajar en yates con tu pareja es también una de las experiencias más bonitas que viviréis juntos.

Cómo si no podríais:

  • Viajar a esos sitios paradisíacos a bordo de estas maravillosas mansiones flotantes
  • Compartir amaneceres y atardeceres en medio de un océano cada día
  • Llegar a conoceros el uno al otro a un nivel en que muchas parejas no llegan a conocerse aún estando juntos durante muchos años
  • Y por supuesto, ganar un salario mensual que, combinado, será más de lo que gana una pareja con trabajos «normales» en varios meses


Estos son sólo algunos de los beneficios que, bajo mi punto de vista y experiencia, trabajar en pareja en yates te proporciona.

Mi marido, hoy en día Capitán, y yo, nos conocimos cuando yo empecé a trabajar como Jefa de Azafatas en el yate en que él trabajaba como Primer Oficial. Hace ya muchos años.

Trabajamos juntos durante ocho meses en ese yate.

Puede que a ti te parezca que ocho meses no son nada.

Sin embargo, ¡créeme!

Ocho meses en un yate, trabajando codo con codo día y noche, es MUCHO tiempo.

Nos mantuvimos plenamente profesionales y sin ningún tipo de acercamiento más allá del profesional (no, ninguno, sé lo que estás pensando jaja) durante todo ese tiempo.

Hasta que finalmente decidimos dejar ese yate, y comenzar una vida profesional y personal juntos.

Para entonces, ya nos conocíamos tan bien que sabíamos perfectamente que nuestra pareja funcionaría.

Y eso es algo en lo que siempre debes de pensar antes de involucrarte con algún miembro de la tripulación.

Si no estás convencido, NO LO HAGAS.

Corres el riesgo de perder tu trabajo por algo que, al final, ni siquiera merecía la pena.

Y, como siempre intento hacer, me gustaría compartir contigo la experiencia de una de las muchas parejas que tenemos por aquí.

Antiguas clientes del Servicio de Asesoramiento Personalizado en Pareja.

¡Pero ésta no es una pareja «al uso»! No, no.

Ellas son ¡madre e hija!

Dos preciosas mujeres que decidieron empezar su carrera en yates al mismo tiempo, y han tenido la gran fortuna de poder trabajar en el mismo yate.

¡¿Cómo te quedas?!

Espero que disfrutes de su experiencia tanto como disfruto yo viéndolas.

Las respuestas las ha contestado Yurema, madre de Emily 🙂

ENTREVISTA:

Soy uruguaya, tengo 41 años y dos hijas hermosas. 17 y 19 años.

Soy una mujer emprendedora, y toda mi vida he buscado superarme y avanzar en todos los aspectos de la vida, personal, emocional, económico, etc.

Hace unos 11 años me separé y decidí continuar mi viaje sola con las dos chicas.

Siempre quise ser madre, así que no estaba dispuesta a dejar la crianza en manos de terceros. Esto me llevó a chocar de frente con una gran contrariedad, ya que tenía que trabajar bastante para mantenernos a las tres.

Rápidamente, busqué las mejores opciones que me dieran el dinero y el tiempo necesarios para que no nos faltara nada, y yo pudiera estar con ellas todo el tiempo posible.

Comencé a trabajar en restaurantes muy bien pagados, y con el dinero extra, iba invirtiendo en pequeños negocios que me dejaban una rentabilidad extra.

Con los años conocí a personas que trabajaban en el sector de los yates. Vivir en mallorca te lleva a conocer a muchos tripulantes.

Aunque la idea se me hacía fascinante, yo no estaba lista para dejar a mis chicas y salir a surcar mares, así que postergué la idea hasta el invierno pasado (2021), cuando por fin decidí sacar todas las certificaciones necesarias.

De hecho, las saqué con Emily, mi hija mayor, que no logró entrar el año pasado en la universidad, y decidió hacer esto conmigo.

¿DESDE EL PRINCIPIO DE TU BÚSQUEDA BUSCABAS TRABAJO CON EMILY, O BUSCÁSTEIS TAMBIÉN TRABAJO SEPARADAS?

En principio buscábamos trabajo juntas, pero ambas sin experiencia en navegación se nos hizo difícil. Finalmente, decidimos que buscaríamos separadas.

Emily tenía algunos asuntos personales que atender, así que comencé mi búsqueda en mayo en Mallorca. El día 18 me embarcaba en el primer yate de 33 metros, en Italia.

En ese yate estuve un mes.

Para finales de junio estaba en Mallorca haciendo charters semanales, y en Agosto me contrata un yate de 37 metros como Jefa de Azafatas.

¿CUÁNTO TIEMPO TARDASTE EN ASCENDER A JEFA DE AZAFATAS?

Dos meses. Cabe destacar que en esos dos meses puse todo mi empeño.

Todo aquello que no sabía hacer lo aprendía. No me importaba no saber según qué cosas, ¡me importaba aprenderlas lo más rápido posible con tal de estar un escalón más arriba que el día anterior!

¿ES TRABAJAR EN ESTA INDUSTRIA COMO TE IMAGINABAS?

No es lo que imaginaba, pero las experiencias vividas me cambiaron tanto, crecí tanto en otras áreas, que desde que salí del primer yate puedo decir que no soy la misma.

He superado muchos obstáculos, barreras, he conocido una parte de mí que no sabía que existía siquiera. Sin lugar a dudas, el crecimiento ha sido total.

¿QUÉ ES LO QUE MÁS TE GUSTA DE TU TRABAJO?

Disfruto de conocer personas maravillosas, lugares diferentes casi a diario, y el trabajar en equipo.

En el último yate donde trabajé, tanto el capitán (excelente persona en todos los aspectos) como yo, buscábamos que el equipo tuviera una actitud muy positiva, que todos fuéramos compañeros al extremo. Fuimos una familia de 6, y la experiencia fue muy buena.

¿Y LO QUE MENOS?

A veces extraño un poquito mi casa, a mi hija menor, mis mascotas, y por supuesto, mi cama gigante. Pero, como explicaba antes, todo es cuestión de actitud.

Cuando la nostalgia se quería apoderar de mí, yo la cambiaba por algo interesante que hacer.

ADEMÁS DE MADRE E HIJA, TÚ ERAS LA JEFA DE EMILY ¿CÓMO LLEVÁIS TRABAJAR JUNTAS?

Emily y yo trabajamos de maravilla.

Nuestra relación en general es muy buena. Somos muy  compañeras, y no nos es difícil ser compañeras con el resto, así que a la hora de trabajar lo llevamos de maravilla.

¿TE PLANTEAS TRABAJAR EN YATES DURANTE MUCHO MÁS TIEMPO, O ES UNA EXPERIENCIA A CORTO PLAZO PARA TI?

A largo plazo. Ya estoy pensando en la temporada del Caribe.

¿QUÉ CONSEJO DARÍAS A OTRAS MADRES E HIJAS QUE ESTÉN BUSCANDO TRABAJO JUNTAS? ¡¿O PADRES E HIJOS?!

Mi consejo es: ¡Háganlo. Busquen su opción. La vida pasa, lo hagas o no!

Es mejor probar, y si no te gusta, regresar a casa, que tener que arrepentirte por no haber arriesgado.

En cuanto a trabajar juntos, en mi caso es maravilloso.

De todas formas, siempre es bueno trabajar la relación, ya sea con ese hijo, hermano, etc.

La experiencia será gratificante, din duda, pero una relación sólida será el mejor punto de partida.

Y, por último, una actitud positiva siempre.

En la vida siempre habrá obstáculos, y ¿¡qué mejor que superarlos con un excelente salario, y despertando cada día en un lugar maravilloso!!!?

¡Qué sabias las palabras de Yurema! Ojalá todos tuviésemos esa fuerza y actitud.
Con esta bonita experiencia terminamos el post de esta semana.

¿Te gustaría saber más sobre cómo conseguir trabajo en yates con tu pareja?

¡No dudes en visitar nuestros servicios de asesoramiento para parejas!

Creamos esta oferta para parejas ya que eráis muchos los que acudíais a nosotros queriendo realizar el servicio en pareja, y comprendemos que (sobre todo en los tiempos actuales) pagar el precio del servicio de asesoramiento por partida doble, no está al alcance de todos.
Por eso tenéis la opción de acogeros a la oferta de parejas, al igual que lo hicieron Yurema y emily.
¡Ahorráis 100 libras esterlinas!

¡Un abrazo y hasta el próximo jueves!

¿Nos vemos en Instagram?

@super_yacht_chief_stew

@jefa_de_azafatas_yates

@super.yacht.captain

O en Youtube:

Starfish Crew

PD: Recuerda también que tienes un Ebook gratuito disponible justo aquí abajo.

Jamila García Lillo

Mi nombre es Jamila García, gallega con raíces suízas.
Nada más terminado mi Máster de Protocolo y Organización de Eventos, empecé a trabajar en mi primer yate.
Sigo haciendo trabajos puntuales en yates, pero me “semi - retiré” y dejé de viajar constantemente en Septiembre del 2016, para perseguir mi nuevo sueño: ayudar a todos los que estéis interesados en ser tripulantes de yates de lujo.

Interacciones con los lectores

Comentarios

    • Jamila García Lillo dice

      Hola Gabriel, en España puedes hacer el certificado médico marino a través del Instituto Social de la Marina gratuitamente. En Latinoamérica, tienes que buscar el organismo que se encargue de ello, sé que en varios países se llama Prefetura Naval.
      Un saludo,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Shares