azafata de vuelo o azafata de yates

¿Te estás planteando trabajar como azafata de vuelo o azafata de yates? ¡Este post te interesa!

Me gustaría empezar este post aclarando que yo nunca he trabajado como azafata de vuelo.

Lo poco (o mucho ya a día de hoy) que sé sobre el trabajo de azafata de vuelo, cómo conseguirlo y demás condiciones, es gracias a clientas como Ana Cheza (¡gracias Ana!)

Podrás leer la entrevista que le hicimos a Ana al final de este post.

Azafatas de vuelo que quieren dar un giro a su carrera laboral, pero sin renunciar a seguir viajando por el mundo y contratan mis servicios para que las guíe en este cambio.

Cada día recibo muchos emails pidiéndome consejo sobre cómo pasar de trabajar como azafata de vuelo a azafata de yates.

Por eso he decidido escribir este post.

Siempre, repito, desde mi perspectiva, opinión personal y conocimiento.

Jefa de Azafatas de yates que no ha trabajado nunca como azafata de vuelo.

CÓMO TRABAJAR COMO AZAFATA DE VUELO:

Existen cursos específicos para conseguir trabajo como azafata de vuelo.

Cursos con un precio bastante elevado.

3.000 euros de media.

Precio que, a decir verdad, a mí personalmente me parece una barbaridad…

Sin embargo, no es totalmente imprescindible realizar dicho curso.

Las compañías aéreas cuentan con sus propios procesos de selección, llamados “Open days”.

Ésta es una de las grandes diferencias de trabajar como azafata de vuelo con cómo lograr trabajo de azafata de yates.

Aunque también es posible encontrar trabajo en yates sin tener el curso STCW  (yo misma lo hice), en la gran mayoría de los casos, este curso es necesario para conseguir tu primer trabajo en yates.

Sin embargo, este curso se puede realizar gratuitamente y tiene una duración de tan sólo unos días.

Tal y como explico en el post que dedico al mismo, y en el cual encontrarás mucha información.

Es decir, se trata de un certificado imprescindible para embarcar en tu primer yate, sin embargo, es gratis, y muy fácil y rápido de obtener.

 

ALTURA MÍNIMA PARA TRABAJAR COMO AZAFATA DE VUELO:

Otro de los aspectos que parece preocuparos muchísimo cuando os planteáis trabajar como azafata de vuelo es la altura mínima necesaria.

Cada compañía aérea tiene sus propias normas, pero por lo general, todas establecen una altura mínima necesaria para trabajar como azafata de vuelo.

De nuevo, una gran diferencia conforme a los yates.

Ni existe ninguna norma sobre altura mínima, ni es necesario.

Cierto es que cada yate establece unas normas determinadas sobre la apariencia física de sus tripulantes.

Sin embargo, la altura mínima nunca ha sido un tema a tener en cuenta en el 99,9% de los yates.

En mi caso en concreto, yo no me considero alta. Mido 1,69 cm.

He tenido Azafatas mucho más bajas que yo, y también mucho más altas.

Nunca en una entrevista de trabajo para yates hecha por mí les he preguntado cuánto medían.

Y tampoco nunca a mí me han preguntado cuánto medía en ninguno de mis trabajos.

 

TRABAJAR COMO AZAFATA DE VUELO EN EMIRATES, IBERIA O RYANAIR…

En cuanto al tipo de compañías en que trabajar, sí parece haber coincidencias en el trabajo como azafata de vuelo y trabajo como azafata de yates.

Trabajar en determinadas compañías parece aportar no sólo más “prestigio”, sino también mejores condiciones laborales.

Es decir, trabajar como azafata de vuelo en Iberia o Emirates está mejor “considerado” que trabajar en otras compañías aéreas.

El caso de los yates es parecido.

Es una industria muy pequeña, nos conocemos todos (o casi todos).

Con el paso de los años, vas conociendo en qué tipo de yates quieres trabajar, cuáles tienen mejor reputación o categoría y cuáles ofrecen mejores condiciones laborales.

Puede que en principio te pueda parecer que cuanto más grande el yate, mejor.

Sin embargo, tener mejores o peores condiciones laborales no tiene nada que ver con el tamaño del yate, o lo lujoso que sea.

Hay muchos «truquitos» y señales por los cuales un tripulante experto sabrá casi instantáneamente si el yate que tiene delante es un yate en el cual conviene trabajar, o no.

De nuevo, ese “talento” se obtiene con los años de experiencia.

Y eso es lo que trato de hacer con todos los que contratáis mis servicios de asesoramiento.

Que reconozcáis desde el primer momento si el yate que os está entrevistando es un buen yate en el que trabajar, o no.

En el caso de las compañías aéreas, es un poco más fácil de identificar.

Cualquier persona puede intuir que las condiciones laborales al trabajar como azafata de vuelo en Emirates seguramente no serán las mismas que hacerlo en Ryanair, por poner dos ejemplos por todos conocidos.

 

TRABAJAR COMO AZAFATA DE VUELO SIN EXPERIENCIA:

Otra similitud con el trabajo como azafata de yates.

Se puede conseguir trabajo como azafata de vuelo sin experiencia ninguna.

Al igual que es posible (y de echo el caso más común) conseguir trabajo como azafata de yates sin experiencia.

 

RAZONES PARA OPTAR POR SER AZAFATA DE YATES VS AZAFATA DE VUELO:

  • PRECIO DEL CURSO

Existe la posibilidad de realizar ambos cursos de manera gratuita.

Sin embargo, la gran mayoría de las personas que optan por ser tripulante de cabina de pasajeros, optan por hacerlo pagando debido a la dificultad de que una compañía aérea se preste a proporcionarte la formación gratuitamente.

En este caso, el precio del curso de TCP es mucho más elevado que el del certificado de seguridad básica (STCW).

Una media de 3.000 euros.

Cuando el certificado de seguridad básica, STCW, se puede conseguir en España por 500 euros.

Y mucho más barato en los países latinoamericanos.

Lo que más me llama la atención de todos los que llegáis a mí procedente del mundo de la aviación es que estáis dispuestos a pagar varios miles de euros por una formación que ni siquiera os garantiza una salida laboral.

Desgraciadamente, he tenido y tengo varios clientes que invirtieron una gran cantidad de dinero en el curso de TCP y no han podido nunca conseguir trabajo de ello.

Si bien es cierto que obtener el certificado de seguridad básica tampoco te garantiza un trabajo, no sé a ti, pero para mí sinceramente no es lo mismo pagar 500 euros, que 3.000.

  • SALIDAS LABORALES

El curso de tripulante de cabina te limita a trabajar como eso, azafata/azafato de vuelo.

El certificado de seguridad básica te abre todo un espectro de salidas laborales que abarcan desde yates privados a todo tipo de embarcaciones y trabajos relacionados con el mar.

No sólo puedes buscar trabajo en yates sino en cruceros, barcos de pesca, tanques, barcos de rescate…

Un sinfín de salidas laborales que el curso de TCP no proporciona.

Y a un precio mucho más asequible.

  • REQUISITOS FÍSICOS

Como ya has leído más arriba, no existe ningún tipo de requisito físico preestablecido para trabajar en yates.

Si algún yate establece altura, peso o cualquier otro requisito físico mínimo para trabajar en él, es preferencia exclusiva de ese yate.

Tú podrás aplicar al 90% de las ofertas de trabajo en yates.

Por lo que siempre me han comentado, con mi altura (1,69) hay muchas compañías aéreas en las que no podría trabajar.

  • SALARIO Y CONDICIONES LABORALES

El salario mínimo medio de un tripulante junior son 2.500 euros/mes.

Eso teniendo en cuenta que se trate de un yate privado, sin propinas.

En el caso de que haya propinas, es muchísimo más, obviamente.

Además del salario, el tripulante disfruta de todo, absolutamente todo, pagado por el yate.

Seguro médico privado, transporte de y hacia el yate cuando se es contratado, productos de higiene y cuidado personal, manutención, uniformes y demás.

Eso, unido a que vivirás en el yate, quiere decir que de esos 2.500 euros de salario base, sólo tendrás que gastar lo que tú quieras gastar.

No existe ningún tipo de gastos mensuales a los que hacer frente.

  • ESTILO DE VIDA

Mientras, por lo que me cuentan, los tripulantes de cabina de pasajeros no cuentan mucho tiempo para conocer los sitios a los que viajan, el caso de los tripulantes de yates es totalmente diferente.

Un yate no es un avión, que despega, vuela, aterriza y puede volver a despegar en unos minutos.

Los yates suelen pasar días, o incluso meses, en los sitios a los que viajan.

Por tanto, muy raro es que los tripulantes no puedan conocer los sitios a los que viajan.

Eso, unido a que gracias a las personas para las que trabajamos y el «estatus» que eso proporciona, facilita que tengamos acceso a sitios muy exclusivos a los que «gente normal» jamás podría acceder.

Y para terminar este post, pero no menos importante, os dejo la entrevista que hice a Ana. Antigua clienta de Starfish Crew.

Ana es una preciosa ex azafata de vuelo española de 29 años. Ahora Azafata de yates.

En el año 2018 quiso darle un giro a su carrera laboral confiando en los servicios de Starfish Crew para ello.

Ana consiguió su primer trabajo en tan sólo dos semanas después de desplazarse al puerto de Palma de Mallorca para inciar su búsqueda. En junio del 2018.

Desde junio a diciembre trabajó en su primer yate, un yate privado de 44 metros de eslora, con 9 personas de tripulación.

Seguimos en contacto muy regular y me transmite lo feliz que es por haber dado ese giro laboral y su actual vida y trabajo.

¡Disfruta de su valiosa experiencia!

Cuéntanos qué estudiaste y a qué te dedicabas antes de decidir que querías trabajar como Azafata de yates de lujo.

Estudié la FP de Comercio y Marketing y trabajé durante aproximadamente tres años y medio en diferentes tiendas de moda.

Después de eso, decidí obtener el Certificado de Tripulante de Cabina de Pasajeros (azafata de vuelo) en Valencia (España).

Estuve 1 año entre Glasgow y Londres trabajando como au pair para mejorar mi inglés, hasta que finalmente conseguí trabajo como tripulante de cabina de pasajeros en la compañía Virgin Atlantic.

¿Qué es lo que más te gustaba de tu época trabajando como TCP?

Decir que viajar sería obvio.

Me gustaba saber que los pasajeros están disfrutando de un viaje agradable.

Conocer nuevas ciudades, tradiciones y maravillosos lugares alrededor del mundo.

¿Cómo surgió tu deseo de empezar a trabajar en yates de lujo?

Un día, por casualidad, encontré la página de Facebook de Ella la Estrella y la Mar.

Leía todos sus posts, también en Instagram, y poco a poco me fue gustando la idea de trabajar en yates de lujo.

Finalmente, decidí contratar los servicios:

Asesoramiento As de Guía Doble

y

CV 5 Estrellas

¿Cuéntanos un poco acerca del primer yate en que has trabajado?

Mi primer yate ha sido un yate privado de 44 metros de eslora.

Éramos nueve tripulantes, la gran mayoría hispano hablantes.

Había españoles, mejicanos, italianos y una filipina.

Los dueños era un matrimonio. Él de nacionalidad norteamericana y ella rusa.

Navegamos por todo el Mediterráneo.

¿Cómo ha sido esta primera experiencia? ¿Te ha gustado? ¿Sorprendido? ¿Ha sido lo que te esperabas..?

Me ha encantado. Me ha sorprendido sobre todo la calidad de los trabajadores, mis compañeros.

Gente con gustos muy sanos, no fumadores…Eso me ha gustado mucho.

Éramos como una gran familia.

¿Qué tal la experiencia con los dueños del yate? ¿Te han tratado bien? ¿Fue fácil trabajar para ellos?

Muy bien. Él pasa todo el día trabajando y no quiere que le molesten, cuando quiere algo te llama.

Ella pasa menos tiempo a bordo y, aunque es un poco más exigente que el marido, también muy bien.

Cuéntame algo que te haya sorprendido mucho, que no te esperabas para nada.

Lo que más me ha sorprendido durante estos meses a bordo ha sido que cada vez que llegábamos a un puerto, la gente se ponía a hacernos fotos sin parar.

Mucha gente incluso ni se dan cuenta de que los yates son propiedad privada, ¡e incluso intentaban subir a bordo a hacerse fotos!

Hasta el dueño se reía y nos decía: ¡Estáis saliendo en todas las fotos!

¿Consideras que has aprendido mucho en estos meses? Housekeeping, servicio…Y de todas las tareas que realizabas diariamente, ¿qué es lo que más te gusta?

Sí, he aprendido muchísimo.

Quizás más de la parte de housekeeping que de servicio ya que mis funciones principales como Azafata Junior se centraban en housekeeping.

Lo que más me gusta hacer es la lavandería y la decoración de mesas, que además es algo que considero se me da muy bien.

¿Te ha beneficiado a la hora de hacer tu trabajo tu experiencia previa como azafata de vuelo?

Sí, mucho, sobre todo a la hora de tratar con los huéspedes.

Has encontrado a una persona especial en el yate, ¿cómo ha sido la experiencia de trabajar en pareja?

Muy buena, nos compenetramos muy bien a la hora de trabajar.

¿Cuáles son tus expectativas de ir ascendiendo a Segunda Azafata y finalmente Jefa de Azafatas?

Quiero seguir aprendiendo, evolucionando y ascendiendo.

Ya en este yate mis labores eran las de Segunda Azafata.

Mi plan es invertir en formación complementaria que me permita seguir ascendiendo de puesto, sobre todo en el área de servicio.

¿Te has puesto un “límite” en cuanto a la edad hasta la que te gustaría trabajar en yates?

No, a mí me gusta mucho este trabajo y quiero seguir hasta que ya no me apetezca hacerlo más. No me planteo una “edad límite”.

¿Te ha compensado la inversión que hiciste en su momento para encontrar este trabajo? Hacer el asesoramiento con nosotros, desplazarte hasta Palma para hacer dockwalking…

Sí, totalmente. No creo que lo hubiese conseguido yo sola. Me facilitó mucho las cosas saber exactamente qué pasos tenía que seguir.

Elegí ir a Palma principalmente por el idioma y por la cercanía.

Mis planes eran desplazarme a Antibes después de Palma, pero como después de dos semanas en Palma ya conseguí mi primer trabajo, ya no tuve que ir a Antibes.

¿Consideras que económicamente y por las condiciones laborales de las que has disfrutado compensa trabajar en yates o podrías conseguir lo mismo “en tierra”?

Sí, compensa mucho trabajar en yates y no creo que nunca pudiese conseguir las condiciones que los yates ofrecen en un trabajo “normal”.

¿Recomendarías a la gente que trabaje en yates?

Si te gusta viajar, y trabajar viajando, sí.

«Animo a todo aquél que no encuentre un trabajo que le guste, a que no se rinda y siga buscando».

«Seguid luchando por vuestros sueños. Tarde o temprano se hacen realidad».

Si quieres seguir las aventuras diarias de Ana en Instagram, aquí lo tienes!

Y las mías, aquí 😉

¿Tú también quieres contar con mi ayuda y asesoramiento para conseguir tu trabajo soñado en yates?

Servicio – Plan de información As de Guía Doble

¡Un abrazo y hasta el próximo jueves!

Jamila García Lillo

Mi nombre es Jamila García, gallega con raíces suízas.
Nada más terminado mi Máster de Protocolo y Organización de Eventos, empecé a trabajar en mi primer yate.
Sigo haciendo trabajos puntuales en yates, pero me “semi - retiré” y dejé de viajar constantemente en Septiembre del 2016, para perseguir mi nuevo sueño: ayudar a todos los que estéis interesados en ser tripulantes de yates de lujo.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Gracias por todo Jamila!!! Fue un placer conocerte, me ayudaste mucho y me sigues ayudando!!!!

    Y como he dicho en el post OJALÁ pronto pueda contaros mi experiencia trabajando en yates de lujo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares

Descarga la guía Básica para trabajar en yates de lujo

x