trabajar en el mar yate

Trabajar en el mar

Como bien sabéis, este blog está centrado en mis experiencias y trabajo en megayates, por tanto, al fin y al cabo, de lo que estamos hablando es de trabajar en el mar.

¿Por qué os digo esto?

Porque cada día recibo emails o mensajes a mis redes sociales preguntándome cómo es trabajar en el mar, si es peligroso, si alguna vez he sentido miedo, si me mareo…

Trabajar en barcos, en general, sea cual sea el tipo de estos barcos, es para mí una experiencia que todo el mundo debería de vivir.

Trabajar en el mar a bordo de yates de lujo es lo mejor que me ha pasado y no lo puedo recomendar más.

Puede ser porque mi pueblo, Foz (Galicia) es el típico pueblo marinero de toda la vida.

Por tanto, me he criado cerca del mar y no me imagino de otra manera.

REQUISITOS PARA TRABAJAR EN EL MAR:

Además de ser un trabajo muy gratificante, no existen demasiados requisitos para trabajar en el mar.

  1. Todo “marinero” debe de contar con su certificado de seguridad básica
  2. Y certificado médico

Obviamente, existen muchos otros cursos para trabajar en el mar.

Pero el STCW es el único totalmente imprescindible para trabajar en el mar a bordo de yates.

VENTAJAS DE TRABAJAR EN EL MAR:

Vivencias:

La primera, bajo mi punto de vista, es por supuesto lo que ves y experimentas al encontrarte en medio de un océano.

Sin nada alrededor, más que los preciosos animales marinos que juegan con las olas que provoca el yate al navegar.

Esa es una sensación indescriptible y que, a mí, por muchos años que hayan pasado y muchos mares por los que haya navegado, no deja de emocionarme.

Dinero:

Otra ventaja, esta vez más “tangible”, es el dinero que ahorras mientras tu embarcación se encuentra en el mar.

Otro gran añadido a los ya de por sí generosos sueldos de tripulantes de yates.

No estás rodeado de tiendas ni sitios donde gastar tu dinero, por tanto, ¡eso que te ahorras!

Aunque, siendo sincera, si quieres gastar, gastas.

Aún en medio de la nada, el yate cuenta con Internet…

Nada te impide hacer mil pedidos online para que te estén esperando tan pronto pongas un pie en tu próximo puerto…

Bagaje:

Y por supuesto, trabajar en el mar también significa que aprendes muchísimo.

Cosas que nunca habías pensado que aprenderías, ni en las que siquiera podrías tener interés.

Yo, por ejemplo, jamás había pensado que aprendería términos como “ETA”, como izar y arriar una bandera o comunicarme por radio.

Sin embargo, hoy en día esos conocimientos forman parte de mi vida diaria.

INCONVENIENTES DE TRABAJAR EN EL MAR:

Largas navegaciones:

Como todo, también trabajar en el mar tiene su lado no tan positivo.

Repito, éste es un blog personal, por tanto todo lo que leéis son opiniones mías.

Lo que a mí me parece un inconveniente a otras personas les puede parecer una ventaja.

Y viceversa.

Para mí, el mayor inconveniente de trabajar en el mar es sin duda las largas semanas de navegación.

Sinceramente, más de tres o cuatro días navegando a mí se me hacen totalmente eternos.

¡Imagínate dos semanas!

Al quinto día, ya no me quedan más libros por leer, series y películas que ver, temas de los que hablar con la tripulación…

Estoy ya absolutamente desesperada por llegar a puerto.

Ese es MI caso.

Sin embargo, muchos compañeros pasarían los 365 días del año navegando.

Peligro:

Además, también hay que tener en cuenta que trabajar en el mar puede resultar peligroso.

La naturaleza es incontrolable, por tanto, al trabajar en el mar se deben de tomar una serie de precauciones.

En mis siete años trabajando en yates, sólo una vez tuvimos un “accidente” y estábamos atracados en puerto.

Por tanto, la tripulación no se encontró en peligro en ningún momento.

A parte de eso, nunca he vivido ninguna situación de riesgo al trabajar en el mar.

Sin embargo, sí existen casos muy famosos y conocidos por todos que han puesto en riesgo las vidas de los tripulantes de esos yates.

E incluso terminado con ellas, en alguna ocasión.

Los tripulantes de megayates SIEMPRE estamos asegurados y cubiertos ante cualquier accidente que podamos sufrir.

Hablo obviamente del tipo de yates que yo conozco y en los que he trabajado.

Yates profesionales que cumplen la ley a rajatabla.

De todo hay en el camino del señor…Como dicen las abuelas.

Por tanto, debes de tener la seguridad que ante cualquier accidente, el yate pondrá todos sus medios para asegurar tu bienestar.

Como si tiene que fletar un avión para ir a buscarte al medio del Atlántico.

Lo hará. No te preocupes.

Para eso están los seguros médicos millonarios que los yates pagan.

Sin embargo, ha habido ocasiones en las que ni siquiera eso ha podido salvar la vida de algún tripulante.

Hay personas que creen que trabajar en el mar es lo mismo que trabajar en una oficina del centro de una ciudad.

No, señores.

Debemos de tomar precauciones y ser conscientes de que, si caes al mar, por ejemplo, desde la última cubierta de un yate de 60 metros de eslora, te darás un buen golpe.

Como mínimo.

Por supuesto, no todos los accidentes que ocurren son causados por el descuido del propio tripulante, ni mucho menos.

Hay muchísimos accidentes que se pueden evitar y, si pasan, es por la ineptitud de los responsables del yate.

Primer Oficial y Capitán.

Lo que quiero que entendáis es que trabajar en el mar es maravilloso y, para mí, el trabajo ideal.

Pero también es necesario ser cuidadoso contigo mismo y entender que en un yate, en el medio de la nada, estás rodeado de peligros.

Yo, desde luego, siempre he sido muy consciente de donde estaba y quizás por eso nunca me ha pasado nada.

Ni a mí ni a ninguno de los muchísimos compañeros que he tenido durante estos años de carrera.

Y bueno, por supuesto, qué hablar de amenazas externas, como pueden ser los piratas por ejemplo.

Sí, existen.

Sí, los yates también están en su punto de mira.

Por eso muchos yates llevan seguridad abordo al navegar por determinadas aguas.

La que veis a continuación es una foto real tomada hace un par de meses a bordo de un yate de 73 metros de eslora.

El yate contrató a dos miembros de seguridad pertenecientes al cuerpo militar británico para velar por la seguridad del yate y sus tripulantes mientras navegaba por aguas un tanto peligrosas.

Espero que este post haya aclarado vuestras dudas.

¡Un abrazo y hasta el próximo jueves!

Y ya sabes que si quieres mi ayuda y asesoramiento, ¡estaré encantada de prestártelos!

Servicios

Jamila García Lillo

Mi nombre es Jamila García, gallega con raíces suízas.
Nada más terminado mi Máster de Protocolo y Organización de Eventos, empecé a trabajar en mi primer yate.
Sigo haciendo trabajos puntuales en yates, pero me “semi - retiré” y dejé de viajar constantemente en Septiembre del 2016, para perseguir mi nuevo sueño: ayudar a todos los que estéis interesados en ser tripulantes de yates de lujo.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares

Descarga la guía Básica para trabajar en yates de lujo

x