trabajo en puertos en yates

Desplazarte a los puertos para buscar trabajo en yates

“Dockwalking” es el proceso de buscar trabajo en nuestra industria “in situ”.

Es decir, buscar trabajo en un yate visitando los puertos en los que dichos yates están atracados.

Así, a la “vieja usanza”.

Te presentas en el yate, pides hablar con el Jefe de Departamento que corresponda, dependiendo del puesto que estés buscando, y le entregas tu CV, con la esperanza de que haya un puesto de trabajo disponible para ti.

Recuerda que debe de ser un CV hecho para yates.

Si no es así, ese CV irá directo a la papelera.

Siento ser tan directa, pero no tiene sentido andarnos con rodeos…

La grandísima mayoría de las personas sin experiencia ni estudios marítimos relacionados consiguen su primer trabajo a través del dockwalking.

Éste siempre ha sido, y siempre será, el método más efectivo para encontrar tu primer trabajo en yates.

Lo cierto es que yo nunca he hecho dockwalking, por tanto, hablo desde el punto de vista de una Jefa de Azafatas que ha recibido a cientos y cientos de personas haciendo dockwalking.

Y contratado a través de ese canal a varias decenas.

¿PARA QUIÉN ES MÁS EFECTIVO EL DOCKWALKING?

Como ya he mencionado, para todo aquel que busque su primera oportunidad en nuestra industria.

Normalmente, no verás a tripulantes con experiencia haciendo dockwalking.

Una vez que “ya estás dentro”, si juegas bien tus cartas, no necesitarás hacer dockwalking.

MEJORES PUERTOS PARA HACER DOCKWALKING:

Todo el sur de Francia.

Si eres lector habitual del blog puede que te estés preguntando por qué no menciono Fort Lauderdale, Florida.

Siempre hablo de Fort Lauderdale como uno de los “epicentros” mundiales más importantes para todo el que busca su primera oportunidad.

En este caso no menciono Fort Lauderdale ya que hacer dockwalking allí es ILEGAL.

Si “te pillan” tendrás serios problemas.

Por tanto, si la estrategia que vas a seguir para buscar tu primer trabajo en yates es hacer dockwalking, no te recomiendo desplazarte a Fort Lauderdale.

Si yo tuviese que encontrar mi primer trabajo en yates ahora mismo, el puerto a donde me desplazaría sería, sin lugar a ninguna duda, Antibes.

¿Por qué no Barcelona o Mallorca?

Si eres español, seguro que te está surgiendo esa duda en la cabeza.

Siempre digo que si eres de Mallorca o de Barcelona, ¡claro!

Inténtalo primero desde allí, que para eso «es tu casa», y no necesitas hacer frente a gastos de desplazamiento, alojamiento, y demás.

Si no te queda más remedio que desplazarte, no te recomiendo que inviertas tu dinero en desplazarte a Barcelona o Palma.

Estos dos sitios, aunque sí es cierto que alojan a muchos yates temporada tras temporada, sólo tienen un puerto principal.

Aunque haya otros “secundarios”.

El puerto que tienen está cerrado, por tanto, el encargado de la seguridad del mismo lo primero que te mandará es darte la vuelta cuando llegues a él con la intención de establecer contacto con los yates.

Es decir, ¿para qué te has gastado dinero en desplazarte hasta allí, alojarte y todo lo demás, si en realidad no vas a tener acceso directo a los yates?

Para eso, centra tu búsqueda de trabajo desde casa, que a efectos es lo mismo.

Es decir, si quieres aumentar tus posibilidades, el sur de Francia, siempre.

CONSEJOS:

Vamos a imaginar que hablamos de Antibes.

CV’s impresos desde casa:

Unos 30 CV’s, a poder ser, antes de llegar a Antibes.

Aunque, en principio, Antibes no es un sitio extremadamente caro, todo lo que tiene que ver con la búsqueda de trabajo en yates sí lo es.

Entre ello, la impresión de CV’s.

Por eso te recomiendo que te los lleves impresos desde casa.

Seguramente te saldrá muchísimo más barato que hacerlo allí.

Recuerda que tu CV no debe de sobrepasar las dos páginas.

Imprímelo a una o dos caras, como prefieras.

Aunque últimamente hay una tendencia muy clara en los yates a no querer malgastar recursos, por tanto, imprimirlo a dos caras es perfectamente aceptable.

Impresión de la mejor calidad, con tu foto en color.

Recomiendo no imprimir más de 30 ya que (con suerte) conseguirás algún trabajo, aunque sea sólo por un par de días.

Lo que nosotros llamamos “daywork”.

Es absolutamente fundamental que vayas actualizando tu CV según vayas consiguiendo daywork.

Por tanto, tendrás que ir imprimiendo CV’s según vayan pasando los días, hasta que encuentres tu puesto de trabajo estable.

A modo de anécdota, te cuento que sé de un chico que se desplazó a Antibes a buscar su primer trabajo, se llevó su impresora con él y cobraba a sus compañeros de crew house por imprimirles copias de su CV.

Si eso no es una mente de negocios, ¡no sé qué es! Jaja

La verdad es que me hizo muchísima gracia cuando me lo contaron…

  • Mete cada CV en una funda transparente:

No tiene por qué ser una funda cara, ni mucho menos.

Esto lo mantendrá limpio y a salvo de posibles inclemencias meteorológicas.

Tarjetas de presentación:

La verdad es que no tengo una respuesta absoluta para ti en cuanto a este punto.

Si quieres hacerlas, perfecto, seguro que te surgirá el momento de sacarles partido.

Sin embargo, si tienes un presupuesto ajustado, tampoco te preocupes demasiado por ello.

Sobrevivirás perfectamente sin tarjetas de visita.

Yo, por ejemplo, nunca he pedido una tarjeta de visita a nadie, ni nunca las he tenido yo misma.

Sin embargo, las tarjetas de visita pueden ser una muy buena idea si buscas trabajo con tu pareja.

Imprime tu parte por una cara, y la de tu pareja por la otra.

Conozco personas que han diseñado tarjetas de presentación con un código QR para que las personas que las reciban puedan ver de esa manera el CV completo.

¡Esto es una gran idea!

  • ¿Qué tiene que figurar en una tarjeta de visita para yates?
  1. Foto
  2. Datos de contacto
  3. Cualificaciones marítimas de cada uno (STCW, ENG1, etc…)

Ve solo:

Sé que ir en grupo seguramente te haga sentir que el dockwalking es una experiencia menos intimidante.

Sin embargo, recuerda que todas esas personas con las que haces dockwalking son, en definitiva, tu “competencia”.

Si llegáis 5 a un yate que está buscando 2 dayworkers para ese día, habrá tres miembros de tu grupo que se quedarán sin trabajo para el día.

Además, al ir en grupo, es muchísimo más difícil “sobresalir”.

Lo que no te perjudicará es hacer dockwalking con alguien que no sea tu competencia.

Es decir, alguien que esté buscando un puesto de trabajo completamente diferente al tuyo.

Planifica tu ruta:

Planea los puertos en los cuales harás dockwalking cada día y coordina tu plan con el horario de los trenes.

Una de las grandes ventajas del sur de Francia es que los puertos con muy cercanos unos con otros, y en el 99% hay una estación de tren.

Por tanto, puedes irte subiendo y bajando del tren en casi cada estación, ir hacer tu dockwalking entre medias.

Los horarios de trenes en el sur de Francia son bastante constantes desde muy temprano por la mañana hasta tarde por la tarde, por tanto, te será fácil desplazarte sin perder demasiado tiempo esperando en las estaciones.

Pero debes de planificar cada jornada bien para sacar el máximo partido posible.

Conozco a gente que viajó en su propio coche al sur de Francia, y cobraba una cierta cantidad diaria a los que quisiesen viajar en su coche para hacer dockwalking, en lugar de coger el tren.

Más personas con mentes emprendedoras jaja

No descartes ningún yate:

Sé que seguramente estés soñando con trabajar en uno de esos yates gigantes y lujosos que ves en nuestras redes sociales.

Por tanto, todos los yates que no sean tan grandes, o parezcan tan lujosos, no te atraerán tanto a la hora de hacer dockwalking.

Sin embargo, te recomiendo que dejes tu CV en todos y cada uno de los yates con los que te encuentres.

Nunca sabes si ese yate «pequeño» al que parecía que no merecía la pena dejar tu CV es parte de una de las flotas con más yates del mundo.

Puede que no necesiten a nadie para ese yate en concreto, pero que el yate de 100 metros de eslora de la misma flota viajando en ese momento por el Océano Índico, sí necesite tripulación.

¡No descartes ningún yate «por su apariencia»!

Sé educado y ¡sonríe!:

No sé por qué tengo que introducir estos dos puntos, pero desgraciadamente hay muchas personas a las que les cuesta entender la importancia de los modales, y una sonrisa sincera…

VESTIMENTA Y APARIENCIA:

Recuerda que es muy probable que varios de los yates a los que te acercarás durante tu jornada de dockwalking estén buscando dayworkers en ese preciso instante.

Por tanto, cuando pienses en cómo vestirte, ponte la ropa que te pondrías para una jornada laboral a bordo de un yate.

  • Falta/pantalón, o pantalón:

Kaki, azul marino, gris…

Elige dependiendo de tu gusto personal.

Mi preferido es falda pantalón de color azul marino.

  • Polo o camiseta blanca:

Para mi gusto, preferiblemente polo.

  • ¡Zapatos cómodos!

Esto es lo más importante.

El zapato “náutico” suele ser bastante caro.

Por tanto, yo optaría por una buena bailarina o zapatilla “formal” cómoda, que suelen ser muchísimo más baratas.

De todas formas, lo primero que te pedirán cuando abordes el yate, será quitarte los zapatos.

Por supuesto, puedes adecuar tu vestimenta a la época del año.

Si es invierno, ¡nadie espera que te pasees por los puertos con un pantalón corto!

Un polo de manga larga, y una de esas chaquetas impermeables, te irán genial.

  • Mochila:

Elige una buena mochila, donde te quepa todo lo necesario para el día y, a poder ser, impermeable.

En cuanto a tu apariencia, si eres mujer:

  • Evita el maquillaje exagerado
  • Las joyas y accesorios demasiado llamativos
  • ¡Los zapatos de tacón!
  • Preferiblemente, recógete el pelo

Si eres hombre:

  • Preferiblemente afeitado
  • Pelo bien peinado

Por último, algo que también debería de ser evidente…

Asegúrate de que tu ropa esté bien planchada, y los zapatos perfectamente limpios.

Créeme, si no es así, serás el tema de conversación durante la hora de comida.

Es decir, vístete y arréglate de una manera totalmente opuesta a la que te enseño en estas fotos 😉

QUÉ LLEVAR EN TU MOCHILA:

  • Agua y comida
  • CV’s
  • Teléfono:

Cargado al 100% y, a poder ser, un cargador extra.

Las jornadas de dockwalking suelen ser larguísimas, con bastantes viajes en tren en los cuales te entretendrás con tu teléfono.

Te recomiendo no quedarte sin batería en medio de tu jornada, ¡no sabes cuándo te llamarán para ofrecerte tu primer trabajo!

  • Una camiseta o polo extra:

Recuerda que si consigues daywork, seguramente acabarás tu jornada laboral echo un desastre.

Cámbiate a tu camiseta extra antes de empezar, así no destrozarás tu polo “de entrevista de trabajo”.

  • Un par de calcetines:

Créeme, si yo como Jefa de Azafatas te pido subir a bordo, y te veo pisar el suelo de mármol que mis chicas han pasado una semana entera puliendo con tus pies sucios de caminar todo el día, lo último que voy a hacer es ofrecerte trabajo…

  • No hace falta que hagas dockwalking con tus certificados encima:

A partir del momento en que decides trabajar en un yate, tus certificados (STCW, certificado médico, etc etc…) son tan importantes como tu pasaporte.

Si los pierdes, estás perdido tú mismo.

Así de simple.

Sin ellos, no puedes trabajar.

Por tanto, ¡guárdalos como oro en paño!

Déjalos en el sitio que hayas elegido como alojamiento bien resguardados.

No te los pedirán cuando hagas dockwalking.

Sé de más de uno que los perdió durante una de esas largas jornadas paseándose por todos los puertos del sur de Francia, y tuvo que volver a casa sin certificados, y sin trabajo.

Si los pierdes, tendrás que pedir a quien te los haya expedido que te los vuelva a expedir, y eso puede (y suele) tardar semanas.

TIMING:

Como te expliqué en este post, el horario de trabajo típico de las tripulaciones de yates es de:

08:00 – 12:00

13:00 – 17:00

De lunes a viernes.

No estés llamando al timbre de la pasarela del yate a las ocho en punto.

Deja unos 15 minutos de margen para que los jefes de cada departamento organicen su jornada de trabajo.

Evita por todos los medios ir a un yate de 12:00 a 13:00.

Los tripulantes estarán en su hora de comida, ¡y nadie quiere ser interrumpido durante la misma!

De 10:00 – 10:15 y 15:00 – 15:15 aproximadamente los tripulante tendrán un “tea break”.

Ese puede ser un buen momento para establecer una charla con los que hayan salido a tomar el aire al muelle.

El sábado y domingo no son los días más adecuados para hacer dockwalking.

Habrá muy poca tripulación a bordo, y la que hay, no quiere estar recogiendo CV’s de dockwalkers.

Descansa esos dos días y coge energía para el lunes 😉

MOMENTOS EN LOS CUALES NO TE DEBES DE ACERCAR A UN YATE:

  • Cuando hay huéspedes a bordo:

Si te acercas a un yate cuando tienen huéspedes a bordo, lo único que les preocupará es que te vayas de allí lo antes posible.

No te recogerán el CV, ni hablarán contigo.

¿Cómo saber si un yate tiene huéspedes a bordo?

Muy fácil.

Cuando hay huéspedes, verás el yate «engalanado».

  • Flores en las cubiertas
  • Los cojines del exterior puestos en sus respectivos muebles
  • Almacenamiento para zapatos al principio de la pasarela
  • El jacuzzi/piscina llen@
  • Los tripulantes con sus uniformes «de gala»

Y muchos indicadores más muy fáciles de reconocer incluso para alguien que no ha trabajado nunca en un yate.

  • Cuando el yate esté realizando maniobras:

Si ves que el yate acaba de atracar y los marineros de cubierta están todavía amarrando y terminando sus respectivas labores, déjalo para más tarde.

Ni podrán, ni querrán atenderte en ese momento.

QUÉ LLEVAR EN LA MALETA CUANDO TE DESPLAZAS A UN PUERTO A BUSCAR TRABAJO:

(Además de tus CV’s y certificados, claro está).

Imagínate que vas a pasar dos semanas fuera de casa, y necesitas todo lo necesario para ello.

Digo dos semanas ya que muchísimas personas encuentran su primer oportunidad en este período de tiempo.

Entre ellos, muchos de nuestros clientes.

Sin embargo, esto depende obviamente de muchísimos factores y, sin conocerte de nada ni saber nada de ti, me sería imposible decirte cuánto tardarás en encontrar trabajo.

Al mismo tiempo, imagínate que no vas a volver a tu casa en varios meses.

La mayoría de personas que se desplazan a los puertos a buscar trabajo se alojan en una crew house.

Las crew houses suelen estar perfectamente preparadas para ello, con cocinas equipadas y lavanderías.

Por tanto, calcula lo que necesitarás para dos semanas en cuanto a ropa y productos de aseo personal.

Lo más importante es que la maleta que elijas no sea una maleta de estas rígidas que no se puede doblar ni colapsar.

Si te presentas en un yate con una maleta de esas, seguramente, la Jefa de Azafatas te pida que te deshagas de ella en cuanto la hayas vaciado.

Imagínate el espacio para almacenamiento que haría falta en un yate si los 20 tripulantes del mismo tuviesen maletas de este tipo.

Por tanto, tu maleta puede ser tan grande como te apetezca, no hace falta que viajes con una mochila pequeña.

Sin embargo, que sea una maleta que se pueda guardar sin que ocupe demasiado espacio.

Una maleta así es mi preferida.

  • Ropa y zapatos para hacer dockwalking y entrevistas de trabajo:

Lleva contigo al menos dos mudas de ropa.

Cuando tengas una para lavar, podrás utilizar la otra muda.

Evita por todos los medios tener que comprar nada en Antibes, ni en ningún sitio «típico» de yates.

Los precios de estos artículos suelen estar por las nubes.

  • Ropa para el día a día:

Aunque tampoco lleves mucha ropa contigo, terminarás sin utilizar la mitad, te lo aseguro 😉

Algo absolutamente fundamental para mí son los calcetines gordos con antideslizante.

Recuerda que, en el 99% de los yates, los tripulantes no llevamos zapatos.

¡Cuando tengas que caminar sobre el gélido suelo de mármol del yate, me lo agradecerás!

  • Ropa de deporte:

Si eres del tipo de hacer deporte regularmente, recuerda meter en tu maleta una o dos mudas de ropa de deporte.

  • Ropa de playa:

Existe un gran probabilidad de que en pocas semanas estés en un sitio de playa.

Recuerda meter en tu maleta un par de bañadores y sandalias de playa.

  • Paraguas:

Dependiendo de la época en la que vayas, obviamente.

Pero recuerda que ¡no brilla un sol radiante en el sur de Francia durante los doce meses del año!

  • Tecnología:

Teléfono y portátil/tablet:

Recuerda que la razón de tu desplazamiento es para buscar trabajo.

Por tanto, necesitarás tu teléfono móvil e, idealmente, un ordenador portátil o tablet.

Pasarás largas horas escrutinando las redes sociales y agencias de tripulación en busca de ofertas de trabajo.

Tarjeta SIM prepago:

Si no quieres llevarte sorpresa en tu próxima factura del contrato que tienes actualmente con tu compañía telefónica, te recomiendo una tarjeta prepago.

Lo que la gran mayoría de personas hacen en cuanto llegan a Antibes es hacerse con un número de teléfono local.

Puedes comprar una tarjeta SIM prepago en cualquier tienda por muy pocos euros.

Adaptador de corriente universal:

Absolutamente fundamental.

Kindle/Ebook + Auriculares:

Dependiendo de tus aficiones y cómo te guste pasar los ratos libres, te recomiendo que lleves contigo tu Kindle o Ebook y auriculares.

Te vendrán genial durante esos ratos muertos en las estaciones de tren.

Altavoz portátil:

¡Yo no puedo evitar llevar mi altavoz Bose portátil a todos sitios!

Me lo agradecerás cuando tengas que pasar largas horas limpiando cada día y ese altavoz sea tu gran salvación, créeme 😉

Reloj:

A mí personalmente no me gustan nada los relojes, en «mi vida normal» no llevo nunca reloj.

Sin embargo, te recomiendo llevar contigo un reloj.

Te será de muchísima utilidad para controlar los tiempos entre tren y tren, sin tener que andar sacando el teléfono constantemente (arriesgándote a perderlo, o que te lo roben).

Además, una vez a bordo, lo utilizarás mucho.

Este es mi reloj favorito.

Unisex, clásico, con un precio razonable, e impermeable ¡factor muy importante! 😉

  • Productos de aseo personal:

Te recomiendo no viajar con botellas gigantes de champú, gel de baño, etc etc.

Hazte a la idea de que conseguirás trabajo rápido.

Cuando empieces a trabajar en un yate, tendrás a tu disposición todo este tipo de productos.

El yate te los proporcionará.

Así que, a no ser que seas de los que sólo quieren utilizar ciertas marcas y productos muy específicos para su aseo personal (como yo), no lleves grandes cantidades de esto.

Lo que yo suelo hacer cuando empiezo en un nuevo yate es transferir mi productos a envases más pequeños.

De lo contrario, ¡me sería imposible viajar con la cantidad de potingues que me aplico todos los días!

  • Artículos sentimentales:

Dependiendo de lo sentimental que seas, y lo mucho o poco que creas que vas a echar de menos a tus seres queridos, llévate contigo un par de fotografías para poner en tu nuevo hogar 😉

En mi caso, lo único sentimental que va conmigo a todos sitios es ¡un bote de Cola Cao!

Antes de comenzar mi aventura en esta maravillosa industria (ignorante de mí), pensaba que el Cola Cao era un producto internacional, y sería posible encontrarlo en cualquier país.

¡Nada más lejos de la realidad!

Así que, si eres adicto a cualquier producto de tu país, llévatelo contigo 😉

  • Medicación:

Por ejemplo, si tomas medicación para controlar tu fertilidad, lleva contigo al menos seis meses de la pastilla que estés tomando.

No siempre es fácil conseguir esto en otros países.

  • No lleves contigo grandes cantidades de dinero en metálico ni pertenencias valiosas:

Aunque la grandísima mayoría de crew houses son perfectamente seguras, nunca sabes quién te puede tocar como compañero de habitación (si optas por la opción de compartir habitación).

No dejes este tipo de cosas en la crew house.

¡Más vale prevenir que curar!

¡Y hasta aquí hemos llegado por hoy!

Espero que este post te haya ayudado mucho.

Al igual que todo el contenido que genero diariamente en mis cuentas de Instagram:

@super_yacht_chief_stew

@jefa_de_azafatas_yates

¿Te gustaría contar con nuestra ayuda y asesoramiento personalizado para conseguir tu primer trabajo en yates?

Te espero en nuestro:

Curso de Búsqueda de Empleo + Asesoramiento Personalizado

También puedes empezar por descargar la guía básica gratuita disponible justo aquí abajo.

Jamila García Lillo

Mi nombre es Jamila García, gallega con raíces suízas.
Nada más terminado mi Máster de Protocolo y Organización de Eventos, empecé a trabajar en mi primer yate.
Sigo haciendo trabajos puntuales en yates, pero me “semi - retiré” y dejé de viajar constantemente en Septiembre del 2016, para perseguir mi nuevo sueño: ayudar a todos los que estéis interesados en ser tripulantes de yates de lujo.

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares