horario-de-trabajo-en-un-yate

Horarios a bordo de un yate de lujo

“¿Cuáles son los horarios de trabajo para los tripulantes de yates?”

Ojalá tuviese una respuesta concreta que ofreceros en cuanto a este tema.

Pero, desgraciadamente no existe una sola respuesta.

Así que intentaré explicarme lo mejor posible.

Antes de nada, debéis de recordar los tipos de yates que existen.

Y cómo funcionan las temporadas de los yates.

Cuando el yate se encuentra en plena temporada, es decir, hay huéspedes a bordo, los tripulantes básicamente, no tenemos horarios.

Especialmente las Azafatas.

Y Marineros.

Se trabaja hasta que el trabajo está hecho.

La verdad es que, ¡hay mucho trabajo por hacer!

Como os he comentado varias veces, una de mis mayores preocupaciones como Jefa de Azafatas siempre ha sido siempre dar el descanso necesario a mis chicas cada día.

Algo a priori tan simple, a veces no es técnicamente posible.

Por desgracia.

La teoría, y el requerimiento legal (sí, existe una ley que regula las condiciones de las tripulaciones de yates de lujo, como en cualquier otro trabajo) es que los tripulantes no podemos trabajar más de un determinado número de horas al día.

Si queréis, hago un post específico describiendo “lo que dice la ley” en cuanto a contratos, horarios etc…

Dejádmelo en los comentarios y lo haré encantada.

Sin embargo, como os he comentado en varios posts a lo largo del blog, uno de los principales alicientes para las tripulaciones de yates de lujo son las cuantiosas propinas que percibimos por parte de los huéspedes.

Por tanto, la gran mayoría prefiere sacrificar horas de sueño a cambio de dicha generosa propina.

¿Está esto bien?

¿Mal?

No lo sé.

El caso es que, esta es la realidad.

Hay también muchos momentos en los que, aún con huéspedes a bordo, no hay mucho que hacer.

Por tanto los tripulantes podemos aprovechar para recuperar esas horas de sueño perdido.

Eso depende en gran parte del tipo de huéspedes que se tenga a bordo.

Los rusos, por ejemplo y por regla general, ¡te mantienen bien ocupado día y noche!

Los judíos, también generalmente, sean del país que sean, son personas mucho más relajadas, tranquilas y no “dan tanto trabajo”.

En la industria de los yates de lujo, tenemos un famoso dicho: “Hurry up and wait”

Nos pasamos el día corriendo de un lado a otro para que todo esté listo, y cuando está, los huéspedes se toman “su tiempo”…

Existe también otro factor que influye enormemente en los horarios de trabajo:

Si trabajamos en un yate privado, o charter.

Como ya os he explicado a lo largo del blog, en los yates charter se gana muchísimo más dinero que en los privados.

Sin embargo, se trabaja también muchísimas más horas.

De nuevo, es tu decisión elegir un modelo de trabajo u otro.

¿Qué pasa cuando no hay huéspedes a bordo?

La verdad es que en esas etapas, los horarios son más “horarios de oficina”.

Lunes a viernes, de 8:00 a 16:00 o 17:00, y mucho más relajado.

Siempre me preguntáis por mi experiencia y opinión propia sobre “cuál es la mejor opción”.

Así que aquí va:

Yo he pasado por varias etapas a lo largo de mi carrera en yates.

Al principio, totalmente anonadada con el dinero que veía que algunos de mis compañeros ganaban, lo único que quería era trabajar en yates charter.

Tal era mi fijación, que rechazaba todos y cada uno de los puestos que me ofrecían en yates privados.

Fuese el que fuese el salario que me ofrecían.

No me importaba trabajar siete días a la semana con tal de embolsarme un buen sueldo a final de mes.

Tenía un objetivo entre ceja y ceja, y no paré hasta conseguirlo.

Ese objetivo era comprarme un piso en mi querido pueblo, Foz (Galicia).

Una vez logré comprar esa vivienda, sin hipoteca ni ninguna otra carga, “me relajé”.

Lo que quería en esa etapa más relajada era, sinceramente, trabajar lo menos posible:

  • Ya tenía mi casa pagada
  • Ya había viajado por todo el mundo
  • Visto todas las extravagancias que uno puede ver
  • Ascendido hasta convertirme en Jefa de Azafatas
  • Encontrado el amor (de la mano de uno de mis compañeros de trabajo)

Ahora lo que quería era  disfrutar.

Y, como yo soy muy tozuda, lo conseguí.

Trabajaba seis meses al año, me pagaban todo el año, e incluso, en los meses que trabajaba no hacía mucho.

Para qué nos vamos a engañar…

Os pongo este ejemplo de lo que ha sido mi carrera para que veáis que podáis conseguir todo lo que os propongáis.

Sólo tenéis que marcaros vuestro objetivo y no parar hasta conseguirlo.

Ahora mismo, sigo haciendo trabajos esporádicos en yates de lujo.

“Freelance work”, como se dice en nuestro argot.

Cuando me conviene, me pagan lo que pido y las obligaciones con vosotros me lo permiten.

Me encuentro totalmente inmersa en este nuevo pequeño sueño:

Ayudaros a todos los que me pedís ayuda a conseguir un trabajo en yates de lujo.

Y, como sabéis lo tozuda que soy, poquito a poco vamos creciendo.

Sois cada vez más los que confiáis en mí día tras día para cambiar vuestra vida.

Espero que este post haya despejado vuestras dudas acerca de cuántas horas trabajaréis cuando seáis miembros de la tripulación de un yate de lujo.

Cualquier otra duda que tengáis, ¡no dudéis en escribirme un email!

Además, en en la página de servicios de la web podréis ver cómo puedo ayudaros a conseguir vuestro sueño.

Un abrazo y hasta el próximo jueves.

 

 

Jamila García Lillo

Mi nombre es Jamila García, gallega con raíces suízas.
Nada más terminado mi Máster de Protocolo y Organización de Eventos, empecé a trabajar en mi primer yate.
Sigo haciendo trabajos puntuales en yates, pero me “semi - retiré” y dejé de viajar constantemente en Septiembre del 2016, para perseguir mi nuevo sueño: ayudar a todos los que estéis interesados en ser tripulantes de yates de lujo.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares

Descarga la guía Básica para trabajar en yates de lujo

x